Omar Díaz

 
Un educador “de alma”s (05-02-1969/14-06-2015)

Omar, conocido por muchos, responsable de la escuela de los jóvenes en la Mariápolis Lía, durante la madrugada del domingo 14 de junio de 2015, emprendió su último viaje hacia la Casa del Padre.

02Había nacido el 5 de febrero de 1969 en Tandil. El segundo de la familia Díaz. Después llegarían 3 hermanas más. Una infancia feliz, tranquila. No le faltaba nada, pero en la familia todos colaboraban con el trabajo del papá que tenía carnicerías, de allí sus conocimientos sobre los distintos cortes que lo hacían imprescindible a la hora de comprar la carne para el asado que siempre estaba dispuesto a cocinar.

Hacia fines de la escuela secundaria entró en contacto con el Movimiento de los Focolares. La experiencia de Chiara Lubich fue una luz a la que se abrazó y nunca abandonó. Cuando terminó el último año se fue a “hacer la experiencia” a la Mariápolis y, confirmado el llamado a consagrarse a Dios en el focolar, de allí fue a Loppiano (Italia) para participar de la escuela de formación para los focolarinos. De regreso a Rosario donde fue destinado, estudió Pedagogía y desarrolló una carrera como profesor, director de estudios y rector en distintos colegios e institutos de esa ciudad. Un apasionado educador que no se quedaba con lo exigible sino que siempre quería ir más allá, que los alumnos quedaran marcados por la experiencia del paso de Dios por las aulas. Con sus deseos de innovar y desarrollarse hizo algunos postgrados. Paralelamente, en el ámbito del Movimiento, se dedicó sin medir fuerzas a las nuevas generaciones, especialmente a los gen 4 (niños hasta 9 años) y a los gen 3 (adolescentes).

En el 2012 una nueva aventura: la Mariápolis Lía, para hacerse cargo de la Escuela de formación de los jóvenes. Muchos podrían dar testimonio de su empeño y amor personalizado hacia cada uno, respetando sus procedencias, culturas, largas charlas para descubrir junto a ellos los pasos que cada uno tenía que dar para crecer como persona y en el camino espiritual.

08En su muro de facebook muchos dejaron y siguen dejando sus saludos. Basta uno para describir a Omar como lo ven los jóvenes: “Es difícil describirte, por que has sido tantas cosas, padre, hermano, compañero… En este momento la tristeza es muy grande, una gran sorpresa para todos, un shock, algo que cuesta entender, pero antes de empezar a cuestionar y tener dudas, siento tu vos dentro, que me da tranquilidad, con esa mirada que da mil y una respuestas, una mirada que da Fe, fe de que el amor queda para siempre…
Nos enseñaste que siempre tenemos que apuntar alto, pero sobretodo, a darnos cuenta de que siempre se puede un poco mas.
Eres el ejemplo de que la santidad es posible y que la unidad es el paso para llegar a ella.
¡Gracias, gracias y mas gracias por tu vida y por el don que fuiste para cada uno!”, Marcos quien vivió en la Mariápolis en el 2013.

Nos deja a los 46 años, sin anunciar su partida, con el saludo que habitualmente entregaba a cada joven que partía de la Mariápolis de regreso a su ciudad: “Nos vemos en el Paraíso”.

Fotogalería

Normas(500)