¿Qué es una Mariápolis? Es la cita más característica del Movimiento de los Focolares. Juntos, grandes y pequeños, y personas de los más variados orígenes, se reúnen durante unos días para dar vida a un laboratorio de fraternidad, a la luz de los valores universales del Evangelio.
Esta experiencia original, que se repite en numerosos países del mundo, tiene por línea directriz la “regla de oro”, que nos invita a hacer a los demás lo que quisiéramos que hicieran a nosotros.
Son días oportunos para experimentar que vivir lo cotidiano poniendo a la base de toda relación la escucha, la gratuidad y el don, es posible.

Historia de las Mariápolis

En el difícil período del posguerra, mientras las heridas infligidas a los pueblos de Europa por el segundo conflicto mundial demoran en sanarse, en verano, en las montañas del Trentino (norte de Italia) un número cada vez mayor de jóvenes, familias, trabajadores, profesionales, políticos, se une al naciente grupo del Movimiento.
Se compone así la Mariápolis, un bosquejo de sociedad renovada por el amor del Evangelio. Allí se encuentran tiroleses del sur e italianos, franceses y alemanes, que ven disolverse el odio y el resentimiento. “Choféres, estudiantes y médicos, farmacéuticos y diputados, aquí en Mariápolis están parificados. ¿De qué valen los cargos si aquí somos hermanos?”, reza una vieja canción, en boga en las primeras Mariápolis, que expresa bien el sentido de fraternidad que se respiraba y se respira aún hoy en muchos países del mundo donde se repite esta experiencia única.

La nota de la internacionalidad caracteriza pronto el Movimiento, en rápida expansión primero por toda Italia, luego, a partir de 1952, en otros países europeos y, desde 1958, en los otros continentes. En 1959 fueron más de 10.000 las personas que concurrieron a Fiera di Primiero, en el Trentino, aprovechando el periodo de veraneo. Representaban a 27 países de diferentes continentes. En esa Mariápolis – y luego, en 1960, en Friburgo – Chiara Lubich, hablando de la unidad de los pueblos a grupos de diferentes países, trasladó a la relación entre naciones la ley evangélica del amor, y propuso “amar la patria de los demás como la propia”. La Mariápolis se desarrollan hoy en los cinco continentes.

En base a este modelo, surgieron las “Mariápolis permanentes”, las ciudadelas del Movimiento – alrededor de veinte, en diversas etapas de desarrollo. La primera nació en 1964 en Loppiano (en proximidad de Florencia, Italia).

Hechos de vida

Evangelio vivido: no lograba más

Evangelio vivido: no lograba más

Al compartir su peso con otras personas comprometidas en vivir el Evangelio, Pam experimenta un vuelco en su vida y una nueva fuerza para hacerse cargo de su esposo enfermo.

[leer más]
La Paz en Siria es posible

La Paz en Siria es posible

2

Mientras Caritas Internacional da inicio a una gran campaña de sensibilización, sostenida por el Papa Francisco en primera persona, 230 personas de los Focolares se reúnen en Al Btar, Siria, para vivir, después de 5 años, la experiencia de la Mariápolis. Un oasis de paz para volver a empezar. #PeacePossibile4Syria

[leer más]

Artículos

Nueva Zelanda: el calor de Rotorua

Nueva Zelanda: el calor de Rotorua

Una “Mariápolis” en la rivera del lago Rotorua en la Isla del Norte (Nueva Zelanda), donde habita la más grande comunidad Maori del país. 170 participantes de la comunidad de los Focolares de Oceanía.

[leer más]