Marco Bettiol

 
Una vida extraordinaria (25.06.1992-15.10.2010)
1

Afectado por una grave enfermedad que le impide comunicarse con el exterior, Marco Bettiol logra de todas maneras hacer sentir su amor concreto a quien le está cerca

.“Queridísima mamá, refinada flor de mi jardín, luz y alegría de mi mirada. Es el primer año que puedo hablarte después de ocho años de silencio y te digo que mi corazón está henchido de amor por ti. Recogeremos juntos los frutos que la vida nos dará, dulces o amargos. Con mucho amor, Marco”.

Así escribe a su mamá en el 2001. Son las primeras palabras que con la ayuda de un teclado logra donar a sus papás.

Marco nace el 25 de junio de 1992 en plena salud. Sin embargo, a los Bettiol, joven familia vicentina del Movimiento de los Focolares, Dios le pide en seguida muchísimo. Afectado ya a los tres meses por crisis epilépticas, Marco muy tempranamente es víctima de serias discapacidades motoras e imposibilitado para comunicarse con el mundo exterior.

«Acoger a Marco – cuentan los papás – significó vivir con él cada conquista, cada paso, sin pretender que fuera como los otros niños. Marco era un niño con una sonrisa especial y entusiasta».

A través de la escritura facilitada por un teclado, Marco revela lo más íntimo de su ser: dentro de aquel cuerpo frágil y deforme, existe un alma que la enfermedad ha hecho aún más sensible al amor de Dios y del prójimo. Este descubrimiento trae consigo inmediatamente nuevos desafíos para quien le está al lado.

Y aún si cada tanto se preocupa por aquello que aparenta, Marco logra siempre acoger en cada momento el amor de Dios y saber ser un don especial para los que le están a su lado.

De él habla Elisa, la hermanita, la tercera de los hijos: “Es verdad, nadie es igual a Jesús, gentil como Jesús, ¡pero Marco es quien más se le parece de todos! El juega conmigo, me consiente, me dice cosas bellísimas”. Y sin embargo, físicamente, Marco no puede hacer nada de todo esto. ¡Es el amor que sabe transmitir que llega hasta donde materialmente no lograría!

Marco participa activamente del Movimiento Gen, los jóvenes de los Focolares. Hace de su dolorosa situación un medio extraordinario para realizar cotidianamente la frase evangélica: “Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.” (Mt 18,20)

En el último encuentro que tiene con sus amigos gen, así le nace desde dentro: “Nosotros estamos llamados a hacer la Voluntad de Dios y nos ayudamos a vivirla como hermanos que queremos caminar juntos en el Santo Viaje.”

Una relación especial lo une a Chiara Luce Badano, la gen de Savona que murió a los dieciocho años por un tumor y que fue beatificada el 25 de setiembre de 2010. Grandísima es para Marco la emoción de poder participar en este evento: “Una alegría desmedida que vuelvo a experimentar cada vez que digo mi sí a Dios en la adhesión al momento presente, ser como ella quiere decir para mí donarme totalmente a Jesús y hacerme uno con Él y con Su Voluntad.”

Participar a la beatificación de una joven que como él, vivió en la enfermedad su heroico sí a Dios, es el viático para el último viaje.

Como a la beata Chiara Luce Badano, también para el alma de Marco fueron suficientes dieciocho años para preparase al encuentro con el Señor. Su vida terrena concluyó de hecho pocos días después, el 15 de octubre, a causa de una imprevista insuficiencia respiratoria.

Logró escribirles a sus amados papás: “¡Adiós Patrizia y adiós Franz, que dúo fabuloso que son ustedes!”

Normas(500)

 

Eealimentación

  1. Richard marc

    Unis dans l’esprit saint Marco bettiol est un enfant de dieu il a rejoint le christ le 15 octobre 2010 qu’elle belle exemple de vie à travers la vie de Marco sur terre

    Responder

Más noticias