Lia Brunet

 
Una revolucionaria del Evangelio (25 de diciembre de 1917- 5 de febrero de 2005)
2

Con Chiara Lubich desde un inicio, en 1958, junto con otros dos, Lía Brunet es la primera focolarina que emprende un viaje extra-europeo y, en años de graves conflictos sociales en todo el continente latinoamericano, hace escala en Brasil, Uruguay, Argentina y Chile.

En ese viaje, Lía empieza a tejer una red de amor y muy pronto surgen semillas de renovación espiritual y social en todo el continente. Sigue haciéndolo, sin detenerse, durante 44 años de su vida.

Nacida en Cembra de Trento (Norte de Italia) el día de Navidad de 1917, a los 18 años su vida se ve trastornada por el estallido de la guerra. Su novio parte para el frente y «es como si las bombas cayeran también dentro de mí –cuenta- destruyendo cada uno de mis intereses».

En 1945 una amiga le habla de un grupo de chicas que “pueden interesarle”, y es así que Lía se encuentra con Chiara Lubich quien le habla de la elección radical de Dios de la joven Clara de Asís. Lía recuerda: «Ya no sabía si era la historia de Clara de Asís o la suya o… la mía. También yo me encontré entre mis labios esa misma palabra: sólo Dios. También yo quería elegirlo a Él como el Ideal de mi vida».

Precisamente en ese momento su novio regresa del frente. Pero –como escribe-, «a pesar del desgarro que me laceraba» responde con un sí radical al llamado de Dios.

Algunos años y su elección la lleva a América Latina. Su amor y su radicalidad tienen una fecundidad extraordinaria. Son más de 35.000 los miembros activos del Movimiento de los Focolares en esas tierras. En el ’98, con ocasión de la entrega del doctorado honoris causa a Chiara Lubich por parte de la Universidad Nacional de Buenos Aires, se pone en evidencia el aporte de la espiritualidad de la unidad para cuya difusión Lía se prodigo tanto: «Está en acto – se dijo – un humanismo profético y emancipador, un ideal que establece puentes entre distintas formas de saber».

En un continente desde siempre marcado por fuertes problemáticas sociales y revoluciones tendientes a cambiar su rostro, Lía sabe bien cuál es la receta que hay que proponer: «También la nuestra es una revolución, usa el arma más potente, el Amor que Jesús trajo a la tierra. También nosotros hablamos de ‘hombre nuevo’, el de San Pablo, pero también de ‘hombre viejo’, que tratamos de hacer que muera sobre todo en nosotros mismos. También el nuestro es un proyecto de muerte y de vida: apunta al ‘que todos sean uno’.»

Lía cuidó de forma especial el nacimiento y el desarrollo de la ciudadela de O’Higgins, en medio de la “pampa” argentina que hoy lleva su nombre. Una pequeña sociedad renovada por el Evangelio que hospeda a familias, focolarinos, sacerdotes y cientos de jóvenes que todos los años llegan de todas partes de América y de Europa. En las cercanías surge un centro empresarial, “Solidaridad”, inspirado en el proyecto de la Economía de Comunión, que Lía tanto apoyó. No podemos dejar de recordarla también como protagonista del fructuoso diálogo interreligioso con amigos hebreos y promotora del Movimiento político por la Unidad en Argentina, Uruguay y Paraguay.

La experiencia terrena de Lía se concluye el 5 de febrero de 2005, pero está todavía viva en tantos corazones que supo conquistar y en dos libros, editados por Cittá Nuova, en donde ella cuenta su riquísima experiencia de vida ‘Giornale di viaggio’ (traducido en Argentina por Ciudad Nueva con el título: ‘Tejiendo una red’), y ‘Alle radici’ donde narra los orígenes del Movimiento de los Focolares en Sudamérica.

Normas(500)

 

Eealimentación

  1. Mario Garcete

    Bon giorno,io continuo a chiedere se la parola giusta è RICORODANDO o RICORDANDO?,…1

    Responder
    • redazioneweb

      Le chiediamo scusa, ma non troviamo questa parola che lei ci indica come sbagliata. La ringraziamo se può segnalarcela con più precisione.
      La Redazione web

      Responder

Más noticias