Cambiar el mundo está en tus manos

 
A diez meses de la apertura del próximo Genfest de Manila “Beyond all borders” (“Más allá de las fronteras”) el proyecto ya es una experiencia de vida y acción social con el objetivo de construir un mundo unido y solidario. El Proyecto Milonga.

Milonga_ProjectMiles de jóvenes se preparan para el Genfest recogiendo las experiencias de fraternidad que se encuentran diseminadas en todo el planeta. Son menos rumorosas que las guerras y que los atentados, menos “apetecidas” por los medios de comunicación que se inclinan hacia reportajes amarillistas, pero son eficaces y concretas en lo que respecta a la realización de un mundo sin alambre de púas, sin odio e indiferencia.

Existen miles de proyectos sociales promovidos en el mundo, y una sola red de comunicación. Es el Proyecto Milonga. No es el célebre baile de ritmo veloz y sincopado, aunque conserva los rasgos de la calidez y la generosidad del pueblo latinoamericano. Se trata de un programa de voluntariado internacional dirigido a los jóvenes.

Milonga existe para Mil Organizaciones No Gobernativas en Acción (www.milongaproject.org), acrónimo que contiene la inmensa realidad de muchas organizaciones sociales inspiradas en el carisma de la unidad, todas con el objetivo de responder al deseo – cada vez más difundido entre los jóvenes, que no dejan el pasaporte escondido en un cajón – de realizar una experiencia de voluntariado, donándose a sí mismos y abriéndose, con un corazón amplio, a las riquezas de otras culturas. El Proyecto, promovido por la Asociación Internacional New Humanity y por los Jóvenes por un mundo unido, después de una fase “piloto” en América Latina (Argentina, Bolivia, Brasil, México, Paraguay, Venezuela y Uruguay), actualmente está activado también en Europa (Italia, Croacia), en Jordania, en Filipinas y en el continente africano (Kenia, Tanzania).

Milonga_Project_cDesde el 5 al 11 de agosto pasado, en la Mariápolis Ginetta de Brasil, se reunieron los referentes de 8 ciudadelas internacionales de los Focolares y de varias ONG para compartir las estrategias para un posterior desarrollo de talleres, profundizando aspectos estratégicos y de gestión del programa, la selección y el acompañamiento, el monitoreo, la comunicación y ofrecer así una propuesta formativa de calidad con objetivos positivos, ya sea a nivel individual como también en la comunidad que los recibe. Son 60 ya los jóvenes que aprovecharon esta oportunidad en su fase piloto, realizando el deseo de hacer una experiencia de voluntariado en el extranjero.

El programa Milonga provee módulos de preparación desde el comienzo, con una propuesta formativa personalizada sobre las necesidades del voluntariado y del ente receptor; prevé que el joven sea acompañado por un tutor en todas las fases (desde la preparación, a la permanencia en el lugar hasta el regreso al propio país natal) y que sea recibido en las ciudadelas y comunidades de los Focolares, permitiéndole vivir una experiencia de relación con el contexto local. Cada participante tiene la posibilidad de interactuar con sus coetáneos a nivel mundial, contactándose con el United World Project.

Milonga_VolunteeringEl enfoque de Milonga nace de la experiencia madurada desde hace varios años y del impacto que experiencias de voluntariado están generando en diversos ambientes. Es una forma particular de acción social, en la cual el vínculo fraterno entre los varios actores es la clave. Es  precisamente el espíritu de fraternidad el que motiva el encuentro con las diversas comunidades en situación de vulnerabilidad, para realizar con ellas una experiencia de comunión, de diálogo y de verdadero intercambio intercultural, de donde encontrar, juntos, soluciones no “caídas desde arriba”, sino lo más posible compartidas, dentro de la óptica de reciprocidad.

«No es fácil expresar en pocas palabras lo que he vivido en la “Casa de los niños” en la ciudad de Cochabamba durante un mescuenta una joven uruguaya que hizo el voluntariado en una ONG de Bolivia-. Recién empezando el año fui hacia una aventura que deseaba realizar hacía tiempo, con mis ahorros y con el corazón preparado.  Quería ir a una ONG donde el espíritu de los Focolares estuviese presente y me sorprendió la fraternidad que se vive en cada momento». «Conocí una realidad social muy distinta de la que vivimos nosotros – es la reflexión de una joven española- una realidad muy fuerte, que me ayudó no tanto a conocer ciertas problemáticas, porque tal vez ya las conocía, sino a reconocer y aceptar que, más allá de donde procedemos, y de cuánto dinero tenemos, y del lugar donde vivimos, somos todos iguales»

Voluntariado jóvenes proyecto MilONGa

Normas(500)

 

Más noticias