Palabra de vida – Marzo 2018

 
«Muéstrame tus caminos, Yahvé, enséñame tus sendas» (Sal 25, 4).
8

El rey y profeta David, autor de este salmo, está agobiado por la angustia y la pobreza y se siente en peligro frente a sus enemigos. Querría encontrar un camino para salir de esta situación dolorosa, pero siente su impotencia. Entonces eleva sus ojos hacia el Dios de Israel, que desde siempre ha protegido a su pueblo, y lo invoca con esperanza para que acuda en su ayuda. La Palabra de vida de este mes subraya en particular su petición de conocer los caminos y las sendas del Señor, como luz para nuestras propias decisiones, sobre todo en los momentos difíciles.

«Muéstrame tus caminos, Yahvé, enséñame tus sendas».

También a nosotros nos sucede que tenemos que tomar decisiones en la vida que afectan a la conciencia y a toda nuestra persona; a veces tenemos muchos posibles caminos ante nosotros y no estamos seguros de cuál es el mejor; otras veces nos parece que no hay ninguno… Buscar un camino por el que avanzar es profundamente humano, y a veces necesitamos pedirle ayuda a alguien a quien consideramos amigo. La fe cristiana nos lleva a entrar en la amistad con Dios: Él es el Padre que nos conoce íntimamente y que gusta de acompañarnos en nuestro camino. Todos los días Él nos invita a cada uno de nosotros a emprender libremente una aventura teniendo como brújula el amor desinteresado por Él y por todos sus hijos. Los caminos y sendas son también ocasiones de conocer a otros viajeros, de descubrir nuevas metas que compartir. El cristiano nunca es una persona aislada, sino que forma parte de un pueblo en camino hacia el designio de Dios Padre sobre la humanidad, que Jesús nos reveló con sus palabras y con toda su vida: la fraternidad universal, la civilización de la unidad.

«Muéstrame tus caminos, Yahvé, enséñame tus sendas».

Y los caminos del Señor son audaces, a veces parecen llevarnos al límite de nuestras posibilidades, como puentes colgantes entre paredes de roca. Estos caminos desafían hábitos egoístas, prejuicios, la falsa humildad, y nos abren horizontes de diálogo, encuentro y compromiso por el bien común. Sobre todo nos reclaman un amor siempre nuevo, arraigado en la roca del amor y de la fidelidad de Dios para con nosotros y capaz de llegar hasta el perdón. Es la condición irrenunciable para entablar relaciones de justicia y de paz entre personas y entre pueblos. También el testimonio de un gesto de amor sencillo pero auténtico puede iluminar el camino en el corazón de los demás. En Nigeria, durante un encuentro en el que jóvenes y adultos podían compartir sus experiencias de amor evangélico, una niña, Maya, contó: «Ayer, mientras estábamos jugando, un niño me empujó y me caí. Me dijo “perdón” y le perdoné». Estas palabras abrieron el corazón de un hombre cuyo padre había sido asesinado por Boko Haram: «Miré a Maya. Si ella, que es una niña, puede perdonar, significa que también yo puedo hacer lo mismo».

«Muéstrame tus caminos, Yahvé, enséñame tus sendas»

Si queremos encomendarnos a un guía de confianza en nuestro camino, recordemos que el propio Jesús dijo de sí mismo: «Yo soy el camino…» (Jn 14, 6). Dirigiéndose a los jóvenes en Santiago de Compostela en la Jornada Mundial de la Juventud de 1989, Chiara Lubich los animó con estas palabras:
«[…] Al definirse a sí mismo como “el Camino”, quiso decir que debemos caminar como Él caminó […]. Se puede decir que el camino que recorrió Jesús tiene un nombre: amor […] El amor que Jesús vivió y llevó es un amor especial y único. […] Es el mismo amor que arde en Dios. […] Pero ¿a quién amar? Ciertamente, amar a Dios es nuestro primer deber. Y luego: amar a cada prójimo. […] »De la mañana a la noche, cada relación con los demás hay que vivirla con este amor. En casa, en la universidad, en el trabajo, en los campos de deporte, en vacaciones, en la iglesia o por la calle, debemos aprovechar las distintas ocasiones para amar a los demás como a nosotros mismos, viendo a Jesús en ellos, sin descuidar a nadie; es más, siendo los primeros en amar a todos. […] Entrar lo más profundamente posible en el ánimo del otro; comprender de verdad sus problemas, sus exigencias, sus tropiezos y también sus alegrías, para poder compartir con ellos todo. […] Hacerse, en cierto modo, el otro. Como Jesús, el cual, siendo Dios, por amor se hizo hombre como nosotros. Así el prójimo se siente comprendido y aliviado, porque hay alguien que lleva con él sus pesos, sus penas, y comparte sus pequeñas alegrías. »“Vivir el otro”, “vivir los otros”: este es un gran ideal, es superlativo […]».

Letizia Magri

Normas(500)

 

Eealimentación

  1. carlos

    sou membro da 1 igreja batista nova belem, em japeri, gosti muito deste saite, tei leitura biblica ,que nos esprica muito bem

    Responder
  2. giovanni

    ottimo

    Responder
  3. Celine

    tres bonne parole de vie.

    Responder
  4. Alexandre Mariz Maia

    Sim , Jesus e’ Caminho Verdade e Vida ! Devemos procurar Esse Caminho e as veredas para encontra-Lo . Nao e’ uma estrada curta que encontramos e percorremos rapidamente , mas , a estrada da Vida ! Devemos Caminhar com Amor e por Amor , ate’ o fim … nosso fim … e inicio . Maravilhoso texto.

    Responder
  5. JOÃO BATISTA

    Perfeita esta palavra, Deus que é verdadeiramente amor, nos ensina e nos impulsiona a buscar, por meu de Jesus, que é o caminho, o nosso verdadeiro sentido para nosso existir, que amar a Ele e ao nosso próximo. Obrigado meu Deus!

    Responder
  6. Fr Florentino

    Buona domenica. I wanted to share the word of life this month that I just read.
    For sure we have found the right path. Ciao

    Responder
  7. alfio Pastore

    Bella perchè arriva puntuale

    Responder
  8. Cielo

    la Palabra de vida me llega en un momento de angustia y desilusión. Al leerla siento que Jesús como siempre comparte mis pesares y me ayuda con esta carga de hace tanto tiempo…Gracias

    Responder