Señor, dame a todos los que están solo

 
Mientras se acerca el 10° aniversario de la muerte de Chiara Lubich (14 de marzo 2008), proponemos un breve pensamiento suyo de los años ‘50 en el cual se siente la pasión por todas las creaturas que sufren.
2

20180309-a

Señor, dame a todos los que están solos…
He sentido en mi corazón la pasión que invade el tuyo
por el abandono en que está sumido el mundo entero.

Amo a todo ser enfermo y solo,
hasta las plantas que sufren me dan pena…,
incluso los animales solos.

¿Quién consuela su llanto?
¿Quién llora con ellos su muerte lenta?
¿Quién estrecha contra su propio corazón
el corazón desesperado?

Haz, Dios mío, que yo pueda ser en el mundo
El sacramento tangible de tu Amor, de tus ser Amor:
ser tus brazos, que estrechan a sí y convierten en amor
toda la soledad del mundo.

Chiara Lubich – Escritos Espirituales 1, Ciudad Nueva, Madrid, 1995. Pág. 35

Normas(500)

 

Eealimentación

  1. Confiar em Deus

    Bel testo, piccolo in parole, ma grande nel sentimento.

    Responder
  2. María Inés

    Siendo una gen 3, cantaba ésta canción y sentía que mi corazón se expandía pidiendo ‘ dame a quien están solos’
    Hoy, escuchando a Emaus en el atractivo de éste presente que vivimos juntos, comprendo desde ‘nuestra síntesis’ que el Omnipotente participa de nuestra historia personal, familiar y comunitaria protagonizando su designio en la Iglesia Humanidad.
    Expansión de conciencia garantizada con el Dios vivo entre nosotros y ser don que convierte en amor toda la soledad del mundo.

    Responder

Más noticias