Sed promotores de una cultura del encuentro

 
Alrededor de siete mil personas de varias creencias y tradiciones acogen al Papa en la Ciudadela de los Focolares.
5
Foto © D. Salmaso – CSC Audiovisivi

“Quiero alzar la mirada hacia el horizonte e invitaros a alzarla junto a mí, para mirar con fidelidad confiada y con generosidad creativa al futuro que ya empieza hoy”. En su primera visita a Loppiano, primer pontífice que se encuentra con la Ciudadela del Movimiento de los Focolares, cerca de Florencia, Papa Francisco lanza un desafío a la comunidad presente, para la iglesia universal y para la humanidad entera: “construir una cultura compartida del encuentro y una civilización global de la alianza”. Una cultura que sea respuesta a las llagas de este tiempo, caracterizado por una pobreza creciente y el drama de las migraciones forzadas.

“En el cambio de época que estamos viviendo” –señala de hecho el Papa- es necesario “comprometerse” para “trazar nuevos caminos para recorrer juntos”, y sirven “hombres y mujeres, jóvenes, familias, personas de todas las vocaciones y profesiones” que estén a la altura de esta tarea

Desde la entrada al Santuario dedicado a María Theotokos, Madre de Dios, a los siete mil presentes, hijos espirituales de Chiara Lubich, fundadora de los Focolares, el Santo Padre propone el desafío de la “fidelidad creativa: ser fieles a la inspiración originaria y juntos estar abiertos al soplo del Espíritu Santo y emprender con valor los nuevos caminos que Él sugiere”

Foto © R. Bassolino – CSC Audiovisivi

Para hacer esto –señala Francisco- es necesaria “humildad, apertura, sinergia, capacidad de riesgo”, y además practicar el “discernimiento comunitario”, esto es: “es necesario escuchar a Dios hasta sentir con él el grito del pueblo, y hay que escuchar al pueblo hasta transmitirle la voluntad a la que Dios lo llama”. Un reto para el que se pide fidelidad también cuando el entusiasmo de los comienzos deja paso –para los movimientos- a la búsqueda de nuevas vías para actualizar el carisma. Respondiendo a las preguntas de los Focolares el Papa cita entonces a San Pablo e invita a tener en cuenta dos palabras clave: parresía y hyponomè. La primera expresa “el coraje y la sinceridad en el dar testimonio de la verdad y junto a la confianza en Dios y en su misericordia”, el antídoto contra “cada falso temor, cada tentación de esconderse en el vivir tranquilo, en ‘lo correcto’”. La segunda traduce la perseverancia en las “situaciones complicadas que la vida nos presenta”, y encuentra fundamento en la conciencia del amor de Dios que “nos hace capaces de vivir con tenacidad, serenidad, positividad, fantasía… y también con un poco de sentido del humor”.

El Pontífice invita por tanto, a traer a la memoria los primeros días, cuando Chiara imaginó Loppiano como “un boceto de ciudad nueva en el espíritu del Evangelio”, expresión de un pueblo unido en la diversidad y con el corazón en la Eucaristía, fuente de vida nueva. Un pueblo que el Papa insta a salir “para lanzar la levadura del Evangelio en la pasta de la sociedad” sobre todo donde hay pobreza, sufrimiento y búsqueda. “El carisma de la unidad – es un estímulo providencial y una ayuda potente para vivir esta mística evangélica del Nosotros”.

Foto © R. Orefice – CSC Audiovisivi

Pero la renovación de la cultura no puede no pedir una formación nueva. En Loppiano, que nace también como ciudad-escuela con centros de estudio como la Universidad Sophia, el Papa insta a inaugurar un “pacto formativo” basado en el diálogo y la proximidad, para “ejercitar juntos los tres lenguajes: de la cabeza, del corazón y de las manos”. En esta perspectiva –añade- “es importante que Loppiano sea un centro universitario destinado a quien busca la Sabiduría y se pone como objetivo la construcción de una cultura de la unidad”: una experiencia académica “de frontera”.

Pero es María sobre todo – concluye Francisco- “la escuela a seguir (…) para aprender a conocer a Jesús, a vivir de Jesús y con Jesús”: “y no olvidéis que María, la primera discípula de Jesús, era una laica. Ella es la mujer de la fidelidad, del coraje, de la parresía, de la paciencia”.

En la ciudad de Loppiano la invitación del Papa hace eco a la intuición de Chiara Lubich, “primera piedra” de la Obra de María, y resuena consolidando un recorrido: “Nuestro deseo –son las palabras de Maria Voce, Presidente de los Focolares- es que quien visita esta ciudad, encuentre una casa, una familia, una madre: ¡María! Es ella que forma e informa cada expresión de la vida social del Movimiento de los Focolares (…) Es ella quien en el Magníficat nos señala un programa de vida y de acción y nos empuja a abrir de par en par la puertas del corazón a todos aquellos que sufren, que buscan la felicidad”.

Discurso completo del Santo Padre

Fotogalería

Normas(500)

 

Eealimentación

  1. Selma Barros

    Obrigada por está comunhão de “vida”! Investidos desta ” graça ” com Papa Francisco, recebemos um impulso planetario a uma abertura sempre maior ao ” Amor”, que nos faz sentir todos irmãos.

    Responder
  2. Vaudete Bueno

    Obrigada pela transmissão que nos fez estar presentissimos neste momento histórico de Loppiano . Eu vivi cada momento como se estivesse ali, foi muito emocionante.
    O que ficou forte foi o brilho e o testemunho desta cidadela chegou em todos os cantos do mundo.
    Um super Obrigada a toda equipe do Violeta.

    Responder
  3. Cristina - Brasile

    Grazie per questa straordinaria possibilitá di vedere via streaming la visita del Papa a Loppiano….grazie a tutti voi …
    é stato un momento storico vedere il Papa con tuti voi… mi sono comossa …. un dono dell’amore di Dio verso il suo popolo!
    Sono certa che Chiara dal cielo ci a accompaganta con grande gioia e festa!
    Veramente belissimo!

    Responder
  4. Marvia Vieira

    Un grande grazie a tutti voi che avete reso possibile a tutto il mondo la partecipazione a questo momento storico, che sicuramente rimarra nei nostri occhi , nei nostri cuori. Personalmente chiedo Gesù che mi aiuti a trasformare tutto quanto ha detto il Santo Padre ancor di più in vita.
    Grazie per averci pensati a noi che, siamo fuori di Loppiano, dell’Italia, dell’Europa.

    Responder
  5. Cristina Vieira

    Carissimi!!! Ho potuto seguire tutto l’incontro con il papa, come se fossi lì ! Ero lì con voi!!!
    Grazie di questo dono grandissimo! Ero tutto il tempo in cui seguivo la trasmissione con il nodo in gola…
    Ringraziamo Dio per il Suo Amore che ci colma con così grandi grazie!
    Unitissima!!! Cristina

    Responder

Más noticias