Palabra de Vida de Agosto de 2018

 
«Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti» (Jr 31, 3)
5

El profeta Jeremías es enviado por Dios al pueblo de Israel, que está viviendo una dolorosa experiencia de exilio en tierra babilónica y ha perdido todo lo que había representado su identidad y su elección: la tierra, el templo, la ley…
Sin embargo, la palabra del profeta desgarra este velo de dolor y turbación. Es cierto: al entregarse a la destrucción, Israel se ha demostrado infiel al pacto de amor con Dios. Pero he aquí el anuncio de una nueva promesa de libertad, de salvación, de renovada alianza, que Dios, con su amor eterno y nunca revocado, prepara para su pueblo.

«Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti».

La dimensión eterna e irrevocable de la fidelidad de Dios es una cualidad de su amor: Él es el Padre de toda criatura humana, un Padre que toma la iniciativa en el amor y que se compromete para siempre. Su fidelidad alcanza a cada uno de nosotros y nos permite arrojar en Él cualquier preocupación que pueda frenarnos. Gracias a este Amor eterno y paciente podemos crecer y mejorar en la relación con Él y con los demás.
Somos muy conscientes de que no nos mantenemos firmes en nuestro compromiso, aunque sincero, de amar a Dios y a los hermanos. Pero la fidelidad de Él para con nosotros es gratuita, nos precede siempre, independientemente de nuestras «prestaciones». Con esta gozosa certeza podemos liberarnos de nuestro horizonte limitado, ponernos cada día de nuevo en camino y convertirnos también nosotros en testigos de esta ternura «materna».

«Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti».

Esta mirada de Dios sobre la humanidad pone de manifiesto también un gran designio de fraternidad, que encontrará en Jesús su pleno cumplimiento. Pues Él testimonió su confianza en el amor de Dios con la palabra y sobre todo con el ejemplo de toda su vida.
Nos abrió el camino para imitar al Padre en el amor a todos (cf. Mt 5, 43ss.) y nos desveló que la vocación de todo hombre y mujer es contribuir a edificar relaciones de acogida y diálogo en su entorno.

¿Cómo viviremos la Palabra de vida de este mes?
Chiara Lubich invita a tener un corazón de madre: «[…] Una madre acoge siempre, ayuda siempre, espera siempre, lo cubre todo. […] De hecho el amor de una madre es muy parecido a la caridad de Cristo, de la que habla el apóstol Pablo. Si tenemos el corazón de una madre o, para ser más exactos, si nos proponemos tener el corazón de la madre por excelencia, María, estaremos siempre dispuestos a amar a los demás en todas las circunstancias y, por tanto, a mantener vivo en nosotros al Resucitado. […] Si tenemos el corazón de esta Madre, amaremos a todos: no solo a los miembros de nuestra Iglesia, sino también a los de las demás; no solo a los cristianos, sino también a los musulmanes, a los budistas, a los hindúes, etc.; también a los hombres de buena voluntad y a todo hombre que habita la tierra […]»1.

«Con amor eterno te he amado: por eso he reservado gracia para ti».

Esto cuenta una joven esposa que comenzó a vivir el Evangelio en la familia: «Sentía una ale- gría que nunca antes había experimentado y el deseo de derramar este amor más allá de las cuatro paredes de casa. Recuerdo por ejemplo que corrí al hospital para acompañar a la mujer de un compañero de trabajo que había intentado suicidarse. Conocía desde hacía tiempo sus dificultades, pero, absorta en mis problemas, no me había preocupado de ayudarla. Ahora sí hice mío su dolor, y no me quedé tranquila mientras no se resolvió la situación que la había empujado a dar ese paso. Este episodio marcó para mí el inicio de un cambio de mentalidad. Me hizo comprender que, si amo, puedo ser para cada uno que pasa a mi lado un reflejo – aunque sea pequeñísimo– del mismo amor de Dios».

Y ¿qué pasaría si también nosotros, sostenidos por el amor fiel de Dios, nos pusiésemos libremente en esta actitud interior ante todos aquellos con quienes nos encontremos durante el día?

 

LETIZIA MAGRI

___________________________________

1 Cf. C. Lubich, Buscando las cosas de arriba, Ciudad Nueva, Madrid 1993, pp. 44-45.

Normas(500)

 

Eealimentación

  1. Martha Isabel Alvarez Romero

    Alegría en amar en medio de destrucciones, es fraternidad, amor de Padre, de Cristo y esperar como María.

    Responder
  2. Martha Isabel Alvarez Romero

    ¡Qué alegría! la Palabra que reafirma, el amor eterno y la gracia. Saber que en la acogida y en el amor en cada paso que damos, en medio de las limitaciones y de las destrucciones de nuestro país, reconocer que es vocación de todos, contribuir juntos a la fraternidad, imitando al Padre y a Cristo, esperar como María, no decaer.

    Responder
  3. Martha Isabel Alvarez Romero

    Palabra reafirmando, amor eterno y gracia, que alegria saber que al acoger, ayudar, esperar, comprender, somos el amor del Padre, caridad de Cristo, somos Maria, aún en las limitaciones, creer que en las destrucciones de nuestro pais, nos sigue amando, esperando y acompañando en esta vocación que nos regala a todos… contribuir a la fraternidad, en la acogida, en el dialogo, en cada paso, en cada entorno que vivimos. Palabra de esperanza y certezas juntos en el amor, para no decaer.

    Responder
  4. María del Rosario molina aguirre

    Me encanta el tema: Dios,me gusta todo lo que tiene para sus hijos, y trato de hacer lo que Jesucristo haría en mi lugar . Intento imitar sus actos de amor y servicio

    Responder
  5. JAELITON CARDOSO DE OLIVEIRA

    GOSTARIA DE RECEBER TODOS OS MESES A PALAVRA DE VIDA NO MEU EMAIL.

    Responder

Más noticias