“Pag-asa”, siempre hay esperanza

Los caminos de Dios son misteriosos. Puede suceder que se lo encuentre en la cárcel, cuando uno llega a tocar el fondo. Es la historia de Pancho.