Gen Rosso: un momento para las confidencias

 

 

Las preguntas de los jóvenes sucitaron, con los integrantes del Gen Rosso, un diálogo abierto y desde sus vivencias. Vivimos un momento de intimidad con todos los habitantes de la Mariápolis que nos hizo revivir la frase de la escritura :“Mirad cuán bueno y cuán delicioso es habitar los hermanos juntos en armonía” Sal 131,1.

Pudieron recorrer y conocer los trabajos de la Ciudadela, como así también compartir el almuerzo y cena con algunos de los habitantes.

 

 

    Fotogalería