Otra vez en casa

 

“Hace 30 años que no volvía” fue la expresión de algunas de las “chicas” que el fin de semana del 24 de marzo llegaron a la Mariápolis para el reencuentro.  Si visitábamos  la Ciudadela en los años ’80 las hubiésemos encontrado haciendo mermeladas, atendiendo el bar o cocinando. Eran las protagonistas de esta pequeña ciudad. No salieron indemnes de esa experiencia y los lazos construidos en aquella ocasión no sólo permanecen,  sino que se consolidaron, crecieron, se cimentaron. Las nuevas tecnologías facilitan el compartir cotidiano y aún si la vida las llevó por distintos caminos, las encuentra en un lugar que el tiempo no deteriora. La Mariápolis será siempre su casa, como ellas la definen,  y ya comenzaron los preparativos para la vuelta.