Diciembre 2021

También en este mes la Palabra de vida nos propone una bienaventuranza. Es el saludo gozoso e inspirado de una mujer, Isabel, a otra mujer, María, que ha ido a su casa para ayudarla. Sí, porque ambas esperan un hijo y ambas, profundamente creyentes, han acogido la Palabra de Dios y han experimentado su poder generador en su propia pequeñez.

María es la primera bienaventurada del Evangelio de Lucas, aquella que experimenta la alegría de la intimidad con Dios. Con esta bienaventu- ranza, el evangelista introduce la reflexión sobre la relación entre la Pal- abra de Dios anunciada y la fe que la acoge, entre la iniciativa de Dios y la libre adhesión de la persona.

«¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!».

María es la verdadera creyente en la promesa «a Abraham y a su linaje por los siglos» (cf. Lc 1, 55). Está tan vacía de sí misma, tan humilde y abierta a escuchar la Palabra, que el mismo Verbo de Dios puede encarnarse en su seno y entrar en la historia de la humanidad.

Nadie podrá experimentar la maternidad virginal de María, pero todos podemos imitar su confianza en el amor de Dios. Si la Palabra es acogida con corazón abierto, puede encarnarse también en nosotros con sus promesas y hacer fecunda nuestra vida de ciudadanos, padres y madres, estudiantes, trabajadores y políticos, jóvenes y ancianos, sanos y enfermos.

¿Y si nuestra fe es insegura, como la de Zacarías (cf. Lc 1, 5-25; 67-79)? Sigamos confiando en la misericordia de Dios. Él no dejará de buscarnos hasta que descubramos también nosotros su fidelidad y lo bendigamos.

«¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!».

Entre las mismas colinas de Tierra Santa pero en tiempos mucho más próximos a los nuestros, otra madre profundamente creyente enseñaba a sus hijos el arte del perdón y del diálogo que había aprendido en el Evangelio. Es un pequeño signo en esta tierra cuna de civilizaciones, que siempre busca la paz y la estabilidad entre fieles de religiones diversas.

Cuenta Margaret: «A nosotros, sus hijos, ofendidos por expresiones de rechazo de otros niños vecinos nuestros, nuestra madre nos dijo: Invitad a esos niños a nuestra casa”; ella misma les dio pan recién hecho en casa para lo llevasen a sus familias. Desde entonces hemos mantenido relaciones de amistad con esas personas»[1].

También Chiara Lubich nos sostiene en esta fe valiente: «Después de Jesús, María es quien mejor y más perfectamente ha sabido decir sí a Dios. Ahí radica sobre todo su santidad y su grandeza. Y si Jesús es el Verbo, la Palabra encarnada, María, por su fe en la Palabra, es la Palabra vivida, aun siendo  una  criatura  como  nosotros,  igual  a  nosotros.  […]  Así  pues, creamos con María que se realizarán todas las promesas contenidas en la Palabra de Jesús y atrevámonos como María, en caso necesario, a exponernos al absurdo que a veces conlleva su Palabra. A quien cree en la Palabra le suceden hechos grandes y pequeños, pero siempre maravillosos. Se podrían escribir libros con los hechos que lo confirman.

[…] Cuando, en la vida de todos los días, al leer las Sagradas Escrituras, nos encontremos con la Palabra de Dios, abramos el corazón a la escucha, con la fe de que se cumplirá lo que Jesús nos pide y promete. No tardaremos en descubrir […] que Él mantiene sus promesas»[2].

«¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!».

En este tiempo de preparación a la Navidad, recordemos la sorprendente promesa de Jesús de hacerse presente entre quienes acogen y viven el mandamiento del amor recíproco: «Donde están dos o tres reunidos en mi nombre –es decir, en el amor evangélico–, allí estoy yo en medio de ellos» (Mt 18, 20).

Confiados en esta promesa, dejemos que Jesús renazca también hoy en nuestras casas y en nuestras calles gracias a la acogida recíproca, a la escucha profunda del otro, al abrazo fraterno como el de María e Isabel.

 

Letizia Magri

[1] Cf. cittanuovatv - Entrevista a Margaret Karram

[2] C. LUBICH, Palabra de vida, agosto 1999: Ciudad Nueva n. 357 (8-9/1999), p. 28

ArchivoAcción
Parola di Vita_2021_12.pdfDescargar
Parola di Vita-bambini_2021-12.pdfDescargar
Word of Life_2021_12.pdfDescargar
Word of Life-children_2021-12.pdfDescargar
Palabra de Vida_2021_12.pdfDescargar
Palabla de Vida-niños_2021-12.pdfDescargar
Parole de Vie_2021_12.pdfDescargar
Parole de Vie_enfants-2021_12.pdfDescargar
Palavra de Vida_2021_12.pdfDescargar
Palavra de Vida-crianças_2021-12.pdfDescargar
«¡Feliz la que ha creído que se cumplirían las cosas que le fueron dichas de parte del Señor!» (Lc 1, 45).         

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.