Chiara Luce Badano es beata – 25 mil en la celebración

Con la ceremonia de beatificación, desarrollada la tarde del 25 de septiembre en el Santuario del Divino Amor,se entró en el corazón de las celebraciones en honor a Chiara Luce Badano, una muchacha de 18 años nacida en Sasello (Savona) en 1971 y fallecida en 1990 por un sarcoma óseo, al final de una vida marcada por una fe luminosa y por la adhesión a la espiritualidad del Movimiento de los Focolares.

La profunda y alegre ceremonia de beatificación fue presidida por el prefecto para las Causas de los Santos, Su Excelencia Mons. Angelo Amato, delegado expresamente por el Papa Benedicto XVI. “Una muchacha de corazón cristalino”, la definió Mons. Amato en su homilía. “Una muchacha moderna, deportista, positiva –prosiguió- que en un mundo rico de bienestar, pero a menudo enfermo de tristeza y de infelicidad nos transmite un mensaje de optimismo y esperanza”.

Participaron alrededor de 25.000 personas, sobre todo jóvenes, provenientes de 57 países de los cinco continentes. Estaba repleta también la parte externa del Santuario, donde habían sido preparadas pantallas gigantes. Entre los presentes estaba el alcalde de Roma, Gianni Alemanno.

Pero la fiesta no terminó aquí, se prolongó hasta el domingo y compendió algunos eventos inéditos, dedicados especialmente a los jóvenes, estaban presentes también los padres de la beata, caso más único que raro, hecho posible por la joven edad de Chiara y por el itinerario de la causa, particularmente breve.

El sábado en la noche en el Vaticano el Aula Pablo VI hospedó una fiesta con música y testimonios, miles de personas siguieron el evento desde la Plaza San Pedro, gracias, también aquí, a pantallas gigantes. El domingo en la mañana, a las 10.30 el Secretario de Estado Vaticano, el Card. Tarcisio Bertone, celebró una misa de agradecimiento en la Basílica de San Pablo extramuros. A las 12 m., en el Angelus, el Papa pronunció un saludo a los presentes en conexión desde Castelgandolfo. Encuentros paralelos, por conexión televisiva o a través de Internet, se programaron en varios países del mundo.

Al final de la Santa Misa, María Voce, Presidente del Movimiento de los Focolares, expresó su agradecimiento con estas palabras:

“Sobre todo en nombre del Movimiento de los Focolares, aquí representado por personas de 69 países de los cinco continentes, agradezco a Mons. Amato quien presidió esta solemne y conmovedora ceremonia en nombre del Santo Padre”.

Agradeció y saludó a las autoridades civiles y religiosas, a todas las personas presentes en el Santuario o en el prado de derredor, y también a todos los que siguieron ese momento a través de los medios. Dirigió un agradecimiento especial a los técnicos que permitieron que el evento alcanzara una dimensión planetaria.

“Es para mí una profunda emoción ver realizado el espléndido luminoso designio de Dios sobre esta joven de dieciocho años, revelado poco a poco a ella misma y después a todos nosotros; y verlo reconocido hoy por la Iglesia, como primer fruto maduro de nuestro Movimiento.  Es un momento histórico, una confirmación, por parte de la Iglesia, de que la espiritualidad de la unidad vivida lleva a la santidad.

¡Cuánta gratitud a Dios por el Carisma que ha mandado a la tierra a través de Chiara Lubich y cuánta alegría en nuestros corazones por este regalos que nos da hoy la Iglesia!

¡También el cielo estará de fiesta!

Es un nuevo compromiso. Chiara Luce nos anima a ir adelante, es más a ‘correr’ por la vía de la santidad. Que su ejemplo sea de luz para el mayor número de personas posible, y contagie a tantos, tantos”.

Comments are disabled.