Micro-crédito en Burundi

Gaudence, voluntaria de los Focolares, está comprometida en su parroquia St. Michel (Bujumbura) donde hay mucha indigencia. Junto a otros han promovido muchas iniciativas pero los pobres siguen quedándose igual, es más, cada vez son más numerosos.

Entonces se dirige a Françoise, que forma parte de una asociación local del movimiento de los focolares (CASOBU), que trata de responder a las necesidades de la población y contribuir a la reconciliación entre las diversas etnias. Ella se ocupa, en particular, de proyectos de microcrédito comunitario y da testimonio de los resultados positivos. El método de este microcrédito consiste, de hecho, en el constituir “grupos de ahorro y crédito” encontrando en este grupo los recursos necesarios, aprendiendo a gestionar la propia situación económica.

Para Gaudence se abre una nueva perspectiva y, juntos, se dirigen al párroco, al inicio poco convencido.

El día en el que el proyecto se presenta a los pobres de la parroquia, Françoise se sorprende del numeroso grupo de personas de edad avanzada y en estado de pobreza. Pero también la perplejidad de los presentes es evidente: « ¿Cómo podemos ahorrar si no tenemos nada? », se preguntan.

No obstante, al escepticismo general, el párroco invita a todos a probar. Se constituyen tres grupos de 25 personas cada uno y comienzan los encuentros de formación.

«Seguimos repitiendo que no daremos dinero –cuenta- y que los préstamos tendrán que llegar de pequeños ahorros». No todos entienden. Un día en el que se sienten más desanimados de lo habitual, se dicen con decisión: «Expliquemos el método una vez más, y luego, nos fiamos de Jesús porque lo hacemos solo por Él ».

Los encuentros continúan con altos y bajos pero sorprendentemente, a medida que el curso avanza, talentos y fuerzas latentes salen a la luz. También quienes no tenían otra perspectiva que pedir limosna ante una iglesia, comienza sus primeras inversiones productivas.

«Durante algún mes -cuenta– tuvieron que sustituirme en las actividades de formación, porque estaba comprometida en los preparativos de mi boda. Muchas personas de St. Michel vinieron para darme la enhorabuena, con los ojos iluminados de a alegría; ¡ya no eran indigentes! Me contaron sus éxitos en sus pequeñas actividades».

Una anciana me ha dicho orgullosa: «No tengo ya necesidad de la ayuda de Cáritas, así se puede dar a otro; porque ya pido un préstamo y luego, lo devuelvo. Estoy pensando en hacer más grande mi pequeño puesto de fruta y verdura ».

Actualmente CASOBU promueve el microcrédito comunitario en Bujumbura, en los barrios de Kinama, Cibitoke y Kamenge, pero el círculo se alarga. Otra parroquia, en la zona norte, quiere iniciar esta experiencia. Se trata de uno de los tantos proyectos sostenidos por Onlus internacional de los Focolares “Acciones por un mundo unido” (AMU).


Quien desee participar, también con contribuciones “una tantum”, puede utilizar la cuenta corriente a nombre de:

Asociación Acción por un Mondo Unido, en Banca Popular Ética, filial de Roma.

Código IBAN:  IT16G0501803200000000120434

Código SWIFT/BIC CCRTIT2184D

Causa: “Proyecto microcrédito en Burundi”.

Para ampliar la información pueden ver laficha del proyecto.

 

 

 

 

Comments are disabled.