En Egipto el trabajo infantil es una auténtica emergencia social: trabajan más de 2 millones de niños entre los 7 y los 15 años, sobre una población de más o menos 80 millones de habitantes. Muchos de ellos se ven obligados a dejar la escuela para sostener a la familia. En El Cairo, los niños que trabajan frecuentemente viven en la calle, expuestos a todo tipo de violencia y con el peligro de contraer graves enfermedades.

La AMU –ONG que está inspirada en la espiritualidad del Movimiento de los Focolares-, colabora desde hace años con la fundación Koz Kazah (“Arco iris” en árabe), y también en el 2013 prosigue el compromiso a favor de las chicas y chicos del barrio Shubra de El Cairo: son menores entre los 5 y los 15 años, la mayoría trabajadores y con condiciones familiares extremamente difíciles. El primer objetivo es devolverles la infancia mediante un espacio a la medida del niño. El centro los acoge un día a la semana, el día que tienen libre en el trabajo, y les ofrece la posibilidad de aprender a leer y escribir, de aprender a través del juego, el deporte y el arte. De este modo los niños reencuentran la confianza en sí mismos y en su capacidad de interactuar positivamente con los demás. Los chicos más grandes, que desde hace años frecuentan el Centro, ayudan a los nuevos a injertarse en las actividades. Nació también un club con el nombre “Ebn Masr” (Hijo de Egipto).

En vista de los frutos de estos años, se han iniciado algunos cursos de formación profesional: electricidad y carpintería para los muchachos, costura para las chicas. Un resultado interesante se ha obtenido con el curso de teatro que dirige un profesional. En septiembre pudieron ofrecer una primera representación en ocasión de una importante jornada por la paz que la Fundación Koz Kazah realizó en colaboración con dos asociaciones musulmanas, una para la tutela de los huérfanos y otra para las personas con discapacidad.

 Hanaa Kaiser, referente local de AMU para el proyecto dice: “La jornada de la paz fue una ocasión para nuestros muchachos de sentirse apreciados en injertados en la sociedad. Los participantes eran chicos de todos los estratos sociales del mundo cristiano y musulmán”. Y prosigue: “Hemos constatado que para los muchachos el deporte juega un papel muy importante en la formación, hemos organizado torneos de fútbol con otros centros deportivos de la ciudad. La situación de la chicas es muy distinta, con las actividades que hacemos nos damos cuenta de que podemos abatir prejuicios muy radicados en algunos estratos de la sociedad. Por ejemplo R., quien es una de las chicas más capaces de su escuela, estaba destinada dejar el colegio para casarse, único futuro imaginable. Nuestro apoyo sirvió para convencer a sus padres de que tenía que seguir estudiando para llegar a ser enfermera. Esta experiencia es un signo importante de cambio también para otras familias”.

Otro resultado significativo se alcanzó cuando cuatro chicos pudieron presentar el examen de alfabetización exigido por el gobierno. Con este certificado ahora pueden acceder al mundo del trabajo y sacar la licencia, por ejemplo, para trabajar como choferes. Serán seguramente un modelo para los otros y un estímulo para mejorar y para cambiar las propias condiciones de vida.

Datos del proyecto para el 2013

Proyecto: Chicos en riesgo – País y localidad: Egipto, El Cairo

Destinatarios: 120 menores

Contraparte local: Fundación Koz Kazah

Costo total del proyecto: € 27.624,37

Aporte local: € 12.352,63 – Colaboración solicitada a la AMU: 15.271,74

Fuente: AMU Noticias y Newsletter AMU

http://www.amu-it.eu/2013/03/08/egitto-andata-e-ritorno/?lang=it

http://www.amu-it.eu/wp-content/uploads/2012/06/NEWSLETTER-formazione-giugno-2012.pdf

http://www.amu-it.eu/wp-content/uploads/2012/11/AMU-Notizie-n%C2%B04per-web.pdf

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.