Mayo 2013

¿Alguna vez te ha sucedido que has recibido un regalo de un amigo y has sentido la necesidad de corresponder? ¿Y de hacerlo no para pagar una deuda, sino más bien por auténtico amor agradecido? Seguro que sí.

Si esto te sucede a ti, imagínate a Dios, a Dios que es Amor.

Él siempre responde a cualquier regalo que hagamos a nuestro prójimo en nombre de Él. Es una experiencia que los cristianos verdaderos viven muy a menudo. Y cada vez es una sorpresa: nunca llegamos a acostumbrarnos a la inventiva de Dios. Podría ponerte mil, diez mil ejemplos; podría escribir un libro. Así verías cuán cierta es esa imagen: «os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante», que indica la abundancia con que Dios corresponde, su magnanimidad.

«Ya había caído la noche sobre Roma. Y en aquel pequeño semisótano el grupito de chicas que querían vivir el Evangelio se estaban dando las buenas noches. Pero sonó el timbre. ¿Quién sería a esas horas? Delante de la puerta había un hombre presa del pánico, desesperado: al día siguiente lo iban a desahuciar junto con su familia por no pagar el alquiler. Las chicas se miraron y, sin decirse nada, abrieron el cajón donde habían guardado en varios sobres lo que quedaba de sus sueldos y un depósito para los recibos del gas, del teléfono y de la luz. Se lo dieron todo a aquel hombre sin hacer razonamientos, y esa noche durmieron felices. Ya pensaría alguien en ellas. Pero aún no había amanecido cuando sonó el teléfono: “Voy ahora mismo en un taxi”, dijo la voz del hombre. Asombradas de que eligiese ese medio de transporte, las chicas lo esperaron. La cara del visitante indicaba que algo había cambiado: “Ayer por la noche, nada más volver a casa, me encontré con que había recibido una herencia que nunca habría imaginado. Y pensé que tenía que daros la mitad”. Era exactamente el doble de lo que habían dado generosamente».

«Dad, y se os dará: os verterán una medida generosa, colmada, remecida, rebosante».

¿No te ha pasado también a ti? Si no es así, recuerda que hay que dar desinteresadamente, sin esperar nada a cambio, a cualquiera que pida.

Haz la prueba. Pero no lo hagas para comprobar el resultado, sino porque amas a Dios.

Me dirás: «Si yo no tengo nada».

No es verdad. Si queremos, tenemos tesoros inagotables: nuestro tiempo libre, nuestro corazón, nuestra sonrisa, nuestro consejo, nuestra cultura, nuestra paz, nuestra palabra para convencer a quien tiene de que dé a quien no tiene…

Me dirás entonces: «No sé a quién dar».

Mira alrededor de ti: ¿te acuerdas de aquel enfermo hospitalizado, de esa señora viuda siempre sola, de aquel compañero tan deprimido por los suspensos, de aquel joven sin trabajo, siempre tan triste, de tu hermano pequeño, que necesita ayuda, de ese amigo que está en la cárcel, de ese aprendiz inseguro? Cristo te espera en ellos.

Adopta ese comportamiento nuevo del cristiano que rezuma en todo el Evangelio y que es lo opuesto a encerrarse en uno mismo y a preocuparse. Renuncia a depositar tu seguridad en los bienes de la tierra y apóyate en Dios. Ahí se verá tu fe en Él, que pronto será confirmada por el regalo que Él te hará a su vez.

Como es lógico, Dios no se comporta así para enriquecerte o enriquecernos, sino para que otros, muchos otros, al ver los pequeños milagros que cosecha nuestro dar, hagan lo mismo.

Lo hace porque cuanto más tengamos, más podremos dar, y para que –como auténticos administradores de los bienes de Dios– pongamos todo en circulación en la comunidad que nos rodea, de modo que se pueda decir, como de la primera comunidad de Jerusalén: «Entre ellos no había necesitados» (Hch 4, 34).

¿No te parece que con ello contribuyes a dar un alma firme a la revolución social que el mundo espera?

«Dad y se os dará». Naturalmente, Jesús se refería en primer lugar a la recompensa que tendremos en el Paraíso, pero todo lo que sucede en esta tierra es ya preludio y garantía de aquélla.

Chiara Lubich

8 Comments

  • É verdade, o presente recebido com amor é reconhecido na hora.
    E Deus está sempre nos dando presente, principalmente quando sentimos que alguém tentou destruir a sua vida, nessa hr, a presença e o presente de Deus é tudo.

  • A friend wanted to meet me for lunch one day before she leaves for vacation. That particular day I had planned to do many things before I go on vacation. A friend also wanted a ride to her doctor’s appointment. Instead of saying no to my friends I decided to lose the plans in order to love my neighbors who asked for my «time».
    My friend cancelled the appointment because she was asked to work that day and my elderly friend did not get an appointment for that day.
    It all worked out in the end

  • Very beautiful Chiara is alive and she will never die!!! thanks so much for the great work you are diong to bring a head this marvellous work of Chiara. Bellissimo ascoltare la voce di Chiara mi smebrava che lei mi parlasse dal cielo la sento molto accanto a me sempre chiedo il suo aiuto e veramente interviene.
    grazie mille per quest’ opportunita’. a million thanks with all my heart

  • LASCIATI GUIDARE

    Tu che ti affanni e cammini
    per la via
    libero di andare dove vuoi,
    fermati.
    Lasciati guidare.
    Tra letti e carrozzine vedrai
    volti che gemono,
    volti segnati dal tempo
    che invocano
    un po’ di compagnia,
    volti che semplicemente sorridono.
    Lasciati guidare dalla Vita
    e il grigiore dei tuoi giorni
    s’illuminerà di luce

  • Our family had purchased a beautiful carpet for our house.but one day my wife decided to give that carpet to her sister. I was a bit sad and it took me a lot of time to say yes. I realised that there is joy in giving and to give till it hurts. We gave this gift with joy.
    After some time our friends went for a holiday to the same place where we had purchased the carpet. In a telephonic conversation they asked us what do you wan from this place? our reply the carpet
    They most willingly got it for us.

  • Estabamos recien casado y teníamos el dinero justo para pagar el agua, la gasolina y algún imprevisto. Volviendo a casa un niño pobre me pide ayuda, y con dudas le doy el dinero de los imprevistos. Cuando se lo cuento a Irene me dice que está bien, que ese niño seguramente lo necesita más que nosotros, que debemos confiar. Por la tarde un familiar llega y nos devuelve una gran cantidad de dinero prestado con el cual ya no contábamos. Con Irene agradecimos juntos al Padre.

  • Queste parole sono vere, le ho sperimentato tante volte ma sento che Dio mi chiede di metterle in pratica oggi, di dare con più coscienza e fidarmi di più di Dio!

  • This WOL is very true On Tuesday I went for work. one of the general workers asked for a little money which I gave freely. These days we are working( I am a teacher) though schools are closed. When I went to the Accounts office to receive what I had worked for, for the day, I was surprised that the Administration had given us some amount we were not expecting. In fact this was five times what I had given the general worker.

    • Deja una respuesta

      Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *