Sudamérica: hacia la «Escuela de Verano» 2014

Del 9 al 11 de septiembre se realizó en la Mariápolis Lía (Argentina) el Seminario: “Fundamentos epistemológicos para una cultura de la fraternidad”.

Con la participación de 42 profesores, provenientes de Mexico, Colombia, Ecuador, Venezuela, Perú, Chile, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Argentina, el Rector del Instituto Universitario Sophía (IUS), Profesor Piero Coda trazó sistemáticamente las líneas metodológicas de las universidades y de las escuelas que se inspiran en el carisma de la Unidad. Las mismas están llamadas fundamentalmente a favorecer, a través de la vida y el conocimiento, el encuentro con Dios que permite individualizar y comprender las consecuencias culturales y sociales que provoca esta novedad en la historia.

La integración del conocimiento de la propia disciplina con la visión que parte de la sabiduría cristiana, el aporte que el carisma de la unidad puede dar en el campo de la cultura y el dialogo entre las distintas ciencias en función de una formación puesta al servicio de nuestros jóvenes y de nuestros pueblos, ha sido centro del profundo intercambio que se dio entre todos.

A partir del trabajo en los días previos (8 y 9 de septiembre) del Comité Académico, se evaluó también la primera edición de la «Escuela de verano» (EdeV), realizada en diciembre 2012-enero 2013 y en trabajos por áreas temáticas se han delineado los cursos de la segunda edición para la cual se espera contar con la participación de 80 alumnos, 50 de los cuales lo hará por primera vez. El Comité Académico (internacional e interdisciplinario) será el encargado de articular los contenidos que serán elaborados en conjunto entre los profesores latinoamericanos y los docentes del Instituto Sophia.

El próximo seminario será el 4 y 5 de enero 2014 a cargo del profesor Gerad Rossè (del IUS), que marcará el comienzo de la segunda edición de la EdeV.

Esta actividad académica resulta iluminante y esperanzadora para la investigación científica en América Latina (con todos los desafíos que propone el continente americano), para nuclear el objetivo y la finalidad de toda actividad académica: articular armoniosamente sabiduría y estudio, intelecto y razón para forjar jóvenes capaces de emprender formas nuevas de pensamiento impregnadas de los principios e fraternidad, inclusión, equidad que transforman la sociedad y la cultura.

Con la seguridad de que cada cosa nueva, también un “nuevo penamiento”, nace del don de sí mismo, los participantes quisieron comprometerse en primera persona redactando y firmando un pacto: transplantar las propias raíces culturales en el espacio de novedad y comunión vislumbrado en Jesús, para alimentar con la linfa del amor trinitario y poner en comunicación la preciosa herencia de la que cada uno es portador.

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *