Noviembre 2013

Concreto y esencial es este programa de vida. Bastaría sólo esto para crear una sociedad diferente, más fraterna y más solidaria. El mismo está tomado de un proyecto más amplio propuesto a los cristianos de Asia Menor.

En aquellas comunidades se había alcanzado la “paz” entre Judíos y Gentiles, los dos pueblos representantes de la humanidad hasta entonces divididos.

La unidad, donada por Cristo, hay que reavivarla siempre y traducida en comportamientos sociales concretos inspirados por el amor reciproco. De aquí vienen las indicaciones de cómo establecer nuestras relaciones:

«Sean benévolos entre ustedes, misericordiosos, perdonándose mutuamente como les perdonó Dios en Cristo»

La benevolencia: querer el bien del otro. Es «hacerse uno» con él, apoyándolo en el completo vacío de nosotros mismos, de nuestros intereses, de nuestras ideas y de los muchos prejuicios que nublaban nuestros ojos para tomar sobre nosotros sus cargas, sus necesidades, sus sufrimientos y para compartir sus alegrías.

Es entrar en el corazón de quienes se nos acercan para comprender su mentalidad, su cultura, sus tradiciones y hacerlas, en cierto modo, nuestras, para entender realmente lo que necesitan y saber reconocer los valores que Dios ha sembrado en el corazón de cada persona. En una palabra: vivir por los que nos rodean.

Misericordia: acoger al otro como es, no como nos gustaría que fuera, con un carácter diferente, con nuestras propias ideas políticas, nuestras creencias religiosas y sin los defectos o las formas de ser que a veces nos chocan. No, hay que abrir el corazón y que sea capaz de acoger a todos con su diversidad, sus limitaciones y sus miserias.

Perdón: ver al otro siempre nuevo. Incluso en la convivencia más hermosa y pacífica, en la familia, en la escuela, en el trabajo, nunca faltan los momentos de fricción, desacuerdos y peleas. Se llega incluso a retirarse la palabra, a evitar encontrarse, por no hablar de cuando se arraiga  en el corazón un auténtico odio hacia los que no piensan como nosotros. El firme compromiso y la ardua tarea radican en tratar de ver cada día al hermano y la hermana como si fueran nuevos, no recordando todas las heridas recibidas, cubriendo todo con el amor, con la amnistía completa de nuestros corazones, a imitación de Dios que perdona y olvida.

La paz y la unidad verdadera vienen luego cuando la benevolencia, la misericordia y el perdón son vividos no sólo individualmente, sino  juntos y recíprocamente.

Y como en una chimenea encendida, se deben agitar de vez en cuando las brasas, para que la ceniza no las cubra; también es necesario, de vez en cuando, reavivar el propósito del amor mutuo, reavivar las relaciones con todo el mundo, porque si no, terminan cubriéndose de la ceniza de la indiferencia, la apatía y el egoísmo.

«Sean benévolos entre ustedes, misericordiosos, perdonándose mutuamente como les perdonó Dios en Cristo»

Estas actitudes tienen que ser traducidas en hechos y acciones concretas.

Jesús mismo  demostró qué es el amor cuando curó los enfermos, cuando dio de comer a la multitud, cuando resucitó los muertos, cuando lavó los pies a los discípulos. Hechos, hechos: esto es amar.

Recuerdo a una madre africana, que había sufrido cuando su hija Rosangela perdió un ojo, víctima de un muchacho agresivo que la había herido con una caña y seguía burlándose de ella. Ninguno de los padres del muchacho había pedido perdón. Silencio, se merecían el fin de la relación con esa familia. “¡Consuélate – decía Rosangela quien había perdonado – soy afortunada, puedo ver con el otro ojo!”

“Una mañana – cuenta la mamá de Rosangela – la mamá de ese muchacho me llama porque se siente mal. Mi primera reacción fue: ‘¡Mira, ahora viene a pedirme ayuda, con todos los vecinos que tiene, justo a mí después de lo que me ha hecho su hijo!’

Pero enseguida recuerdo que el amor no tiene barreras. Corro a su casa. Ella me abre la puerta y se desmaya en mis brazos. La acompaño al hospital y estoy con ella hasta que los médicos se hacen cargo de ella. Después de una semana, ya fuera del hospital, viene a mi casa para agradecerme. La acojo con todo el corazón. He sido capaz de perdonarle. Ahora la relación ha vuelto, es más, ha recomenzado todo de un modo nuevo”.

También nuestra jornada puede llenarse de servicios concretos, humildes e inteligentes, expresión de nuestro amor. Veremos crecer alrededor nuestro la fraternidad y la paz.

Chiara Lubich

17 Comments

  • Este mes no a sido fácil aplicar esta palabra. Más cuando quien hiere tu corazón es alguien muy cercano. Solo el Amor me ayudo a psar el umbral y creer en la fuerza de Dios depositandome en él y perdonar.

  • È vero che quando benevolenza,misericordia e perdono vengono vissuti si raggiunge una vera pace ma a volte è difficile perché non si riesce a dimenticare!Dobbiamo impegnarci di più! Amare di più!

  • CIAO!Sono una gen3 e vorrei stampare la parola di vita Gen3 Junior ma il computer mi dice che attualmente non è disponibile. Aspetto ma intanto cerco di viverla già da subito.
    Approfitto di quest’occasione per dire che trovo molto carino il libretto TEENS! Crazie! Credo che in questo giornalino i miei compagni possano trovare delle risposte e dei ragazzi in gamba da poter imitare!!!
    Grazie ancora e buona giornata.
    Elisa Bianchi

  • I’ve just started with focolare.org at the suggestion of a friend. I feel a bit excited about the future of my journey with focolare.

    Forgiveness; I never really knew the meaning of forgiveness until our son, Joe was killed in Iraq seven years ago leaving a wife and three little children. I started with confusion, then to hate and eventually forgave whoever blew up our son. My hate wore heavily on my life and spirit until one day I said to myself I forgive whoever was involved.

  • Mi colpisce il fatto che Gesù è la Vita e la Vita è gioia, è amore, è relazione, è vivere come in cielo, così in terra. Questo chiedo a Dio, di essere capace di amare così per portare l’amore nel mondo.

  • Sembra scritta per me, oggi come ieri. Semplice, diretta, propone un vero progetto sociale, relazioni «sconvolgenti» che sono l’anima di una convivenza pacificata, solidale e fraterna.

  • It’s amazing how Roseangela who lost the eye was able to forgive easily her enemy and witness to her mom forgiveness which helped her do an act of love for her enemy. Love and forgiveness contaminates and heals.
    Marga(Texas)

  • It’s a gospel truth that it hurts to forgive but experience has shown me that it hurts more when we refuse to forgive the others. We die a bit anytime we see someone we have not forgiven.
    So, forgiving could pain at the spot but it cures a lot of our internal wounds.
    Alison (Nigeria)

  • salut à tous et toute, cette parole de vie me donne l’idée de quelque chose; en ce qui concerne le pardon, nous devons pardonné nos ennemies et prié beaucoup pour eux car ils sont l’instruments de Diable et ayez du bon coeur avec tout le monde et surtout nous le congolais et congolaise de la Rdc n’est pas le règlement de compte pour nos voisins le rwanda et l’ouganda aimons l’eux comme le Christ nous à aimer. Bonne méditation à tous et toute

  • Gostei muito ha muito tempo não lia a palavra de vida, Participava do movimento focolares mais ultimamente não participo de nada. gostaria de receber mensalmente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *