Líbano: un mensaje que continúa

Copia di Progetto senza titolo 1

La presidente y el copresidente de los Focolares regresaron a Líbano donde celebraron el quincuagésimo aniversario del Movimiento con la comunidad y varias personalidades civiles y religiosas.

A veces sucede que los grandes caminos históricos se concentran en la pequeña historia de una persona. Esto sucedió el sábado 11 de mayo, durante la reunión de los miembros de los Focolares en el Líbano, con motivo del quincuagésimo aniversario de la llegada del Movimiento al país de los cedros. Los 450 presentes acababan de recorrer algunas de las etapas principales de estos 50 años, cuando uno de los presentadores confesó: “En la guerra del 75 al 90 mi hermano murió y yo era uno de los que tenía un arma en la mano. En 1993 conocí a los Focolares y la espiritualidad de la unidad cambió mi vida”.

Estas pocas palabras son, en realidad, un concentrado de la realidad: existe la riqueza y la belleza del Líbano que conduce al Medio Oriente, donde se encuentran tres continentes y tres grandes religiones; dicen que es un país privilegiado por la historia, que vive el desafío continuo de una convivencia fraterna entre pueblos, religiones, confesiones y ritos cristianos, y finalmente cuentan con una nación que nunca se resigna y que siempre encuentra nuevos recursos para volver a empezar. Esta confesión también expresa el drama y los traumas de una guerra que duró 16 años, cuyos orígenes y raíces nunca se abordaron realmente.

Y en la pequeña historia de este hombre se esconde la semilla arrojada por los primeros focolarinos que llegaron a Beirut en 1969, cuyo testimonio de una vida basada en el amor ha sobrevivido a la guerra y que hoy se expresa en las diferentes expresiones del Movimiento y en muchas actividades eclesiales y sociales que se presentan en este día festivo.

WhatsApp Image 2019 05 12 at 14.40.57Maria Voce y Jesús Morán, presidente y copresidente de los Focolares, que vinieron a celebrar con los libaneses, no se contentan con un jubileo que hable del pasado para llegar al presente. En sus respuestas a algunas preguntas desafían a los focolares libaneses a mirar hacia el futuro: no cansarse de anunciar el Evangelio según el estilo típico del carisma de la unidad que, a imitación de Cristo, se hace uno con todos. Los alientan a no evitar los contrastes y los conflictos que pueden poner en discusión incluso las propias categorías culturales, para alcanzar una nueva mentalidad evangélica y animarlos a no vivir un ecumenismo superficial para testimoniar, incluso ante las autoridades eclesiales, una verdadera unidad en la diversidad de los ritos y confesiones. En resumen, piden que no dejen escapar la profecía inherente al diálogo interreligioso, especialmente con los musulmanes, así como Chiara Lubich la ha transmitido.

WhatsApp Image 2019 05 12 at 17.28.02Todos estos desafíos, Maria Voce los resume en su saludo después de la misa del domingo 12 de mayo, en la catedral de la resurrección de Antelias, cerca de Beirut, el acto oficial con el que se celebró el quincuagésimo aniversario. La presidente expresó el deseo “de que el Líbano en todo el mundo sea ese ‘mensaje’ vivo de convivencia y fraternidad más allá de cualquier fragmentación que el Papa Juan Pablo II ya vio en la década de 1980 como una característica especial del pueblo libanés, donde la diversidad cultural y espiritual se convierte en riqueza ejemplar en el camino de individuos y de pueblos. Nosotros también repetimos con el Papa, hoy santo: “El Líbano es algo más que un país; es un mensaje de libertad y un ejemplo de pluralismo para Oriente como para Occidente” .

Los 50 años de los Focolares en este país demuestran que la espiritualidad de la unidad tiene la capacidad de mantener vivo y actual este mensaje.

Joachim Schwind

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *