Evagelio vivido: hacerse uno


“Para amar como cristianos hay que “hacerse uno” con todos los hermanos […]: entrar lo más profundamente posible en el corazón del otro; comprender realmente sus problemas, sus exigencias; compartir sus sufrimientos, sus alegrías; inclinarse frente al hermano; hacerse de algún modo igual a él, hacerse el otro. Así es el cristianismo, Jesús se hizo hombre, se hizo uno de nosotros para hacernos a nosotros semejantes a Dios; de esa manera el prójimo se siente comprendido, aliviado” . (Chiara Lubich)

Un alumno a quien no había que aprobar
Un día una colega me confesó preocupada que un alumno, a quien también conozco por otras materias, era un candidato a no aprobar el examen. Le pregunté si en alguna materia el chico se desempeñaba bien: “¿No habría que sostenerlo?”. Mi colega cambió su tono: “Bueno, en realidad hay materias en las que incluso le va muy bien”. Juntos reflexionamos sobre cómo hacer. Luego invitamos al alumno a conversar con nosotros y le presentamos la situación. A las pocas semanas las cosas cambiaron de un modo imprevisible. Encontrándome un día con esa misma colega, me dice: “Todo esto me hizo mucho bien también en la relación con mis hijos. Estaba tremendamente enfadada con el mayor porque pierde tiempo con la guitarra y descuida todo lo demás. Tras este compromiso con el alumno, empecé a alentarlo. Me cantó dos poesías a las que les había puesto música; fue una sorpresa no sólo para mí, sino también para mi marido. Sus hermanos en cambio, cómplices, conocían su talento. Haces algo por alguien y tu corazón se abre y ves lo que antes no veías”.
(C.A. – Polonia)

Esposa y suegra
Un amigo me compartió su dolor que consistía en no conseguir que su esposa y su suegra se reconciliaran. Peleas y resentimientos ponían de malhumor a toda la familia y los hijos quedaban afectados por ello. Lo escuché mucho. Lo único que atiné a decirle es que no se alineara en ninguno de los dos bandos, sino que escuchara tanto a la una como a la otra. Luego, siguió la vida, y traté de estar cerca de esa familia en problemas haciéndome presente con algún regalo o alguna torta. Después de un tiempo mi amigo vino a verme a mi trabajo. Todo se había resuelto de una manera inimaginable. “Fue tu escucha lo que me dio la fuerza de ayudar a resolver la cosa”.
(J.F. – Corea)

Dar suscita el don
Le había ofrecido a una persona indigente una botella de agua que siempre llevo conmigo en el coche. Un día, sentía mucha sed y me detuve frente a una fuente, pero no era sencillo poder beber: habría necesitado una botella para poder acercarla a la surgente, pero ya no la tenía. Estaba por seguir mi camino cuando un anciano que había estado cargando botellas de agua en su coche, me preguntó si tenía sed. “Sí, pero como Ud. ve no puedo acceder al agua”. Entonces, deseándome felicidad, me dio una de sus botellas, que entraba justo en el sitio que tengo en mi coche para ello, y ahora verla me llena de optimismo, porque me recuerda que dar suscita el don.
(R.A. – Albania)

La fuerza de una amistad
Encontrándome un día con una amiga de la parroquia, llegó a decirme que yo tendría que haberme dedicado más a mi familia. ¿Qué podía saber ella, que ni siquiera está casada? Pero de todos modos esa frase me inquietó y no me dejó en paz. Analicé la relación que tenía con mis cuatro hijos. Me parecía que estaba todo en su lugar, pero… con M. había algo que no funcionaba. Entonces, mientras él estaba en su habitación escuchando música, encontré una excusa para irlo a ver y le pregunté su opinión sobre un cierto tema. Él, pasados unos minutos, se largó a llorar. Fue raro para mí, porque lo veía siempre como un muchacho fuerte y seguro. Pero al poco tiempo llegó a decirme el núcleo del problema: había tenido una gran desilusión con su novia y no había estado lejos del suicidio. Me quedé petrificada. Mi amiga me había abierto los ojos. Luego, les dediqué esa misma “atención” a mis otros hijos. Yo creía ser una madre perfecta, que tenía todo bajo control; pero me faltaba un amor actual, dispuesto a los imprevistos.
(F.G. – Filipinas)

Recogido por Stefania Tanesini
(extraído de El Evangelio del día, Città Nuova, anno V, n.6,novembre-dicembre 2019)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *