El relato de una década de luz


Inaugurada la exposición “Chiara Lubich Ciudad Mundo” en Tonadico de Primiero

“No es posible comprender a Chiara sin situarla en el contexto en el que vivió”. Con estas palabras Jesús Morán, co-presidente del Movimiento de los Focolares concluyó, el domingo 8 de diciembre, las intervenciones de la ceremonia de inauguración de la exposición dedicada a Chiara Lubich abierta en el Palacio Scopoli en Tonadico de Primiero un día después de la de Trento. “Chiara durante la guerra se prodigó por su ciudad, Trento, pero fue en Primiero, en el ’49, donde Dios le dio la llave de lectura para comprender lo que estaba llamada a hacer. Chiara allí, entre las montañas, encontró la luz, pero es necesario ir a Trento y a cada ciudad para comprender las consecuencias de su Carisma”. Existe un vínculo profundo entre las dos exposiciones, la de Tonadico no es un apéndice de la de Trento, sino el relato de una década de luz.

La gratitud del valle de Primiero fue expresada con distintos matices por la asesora de cultura Francesca Franceschi (“Primiero representa el origen, el retiro donde Chiara encontró la respuesta a sus preguntas”), por el vice-alcalde Paolo Secco (“Nuestra tarea no es sólo mantener viva la memoria, sino ser una comunidad que responde a las inspiraciones ideales que Chiara ha suscitado”), por el presidente de la Comunidad de Primiero, Roberto Pradel (“Chiara se prodigó para construir relaciones entre las personas, que la semilla lanzada de fruto”).

Giuseppe Ferrandi, director de la Fundación Museo histórico del Trentino, ilustró el significado profundo de las dos exposiciones: “Es la primera vez que nuestra Fundación realiza una exposición dedicada a una persona. Lo hicimos porque Chiara es una figura con la que el Trentino, y no sólo, debe hacer cuentas. El Trentino, que puede reivindicar su nacimiento, debe descubrir la dimensión de fuerte apego a las tradiciones vivo en Chiara, fruto de relaciones, pero que no se limita a ellas sino que se abre al mundo pues de lo contrario resultarían estériles. ¿Quién mejor que Chiara Lubich puede garantizar esta capacidad de relación de la que el mundo hoy tiene necesidad?”.

Alba Sgariglia, co-responsable del Centro Chiara Lubich, expresó la gratitud de todo el Movimiento a la Fundación: “Hemos trabajado en tándem en esta etapa histórica. Desde aquí, desde estas montañas, Chiara se proyectó hacia la humanidad entera, esta es la misión que ella comprendió aquí”.

Annamaria Rossi y Giuliano Ruzzier, curadores de la exposición junto con Maurizio Gentilini, subrayaron sus características: grandes imágenes, citas y breves subtítulos que se encuentran al lado del Palacio Scopoli, que se erige precisamente frente a la cabaña donde Chiara y algunas de sus primeras compañeras fueron a descansar el verano de 1949. En el primer piso del palacio, que conserva parte de los murales de la capilla de San Vittore, se encuentran algunos escritos, recuerdos fundamentales de ese verano y vídeos de las primeras Mariápolis, las vacaciones veraniegas, que hasta 1959, todos los años, se enriquecían de personas de distintas vocaciones, culturas y proveniencias. Significativo el testimonio de las “ciudadelas” del Movimiento en el mundo, Mariápolis permanentes, en donde hoy, como en la experiencia de Primiero, se experimenta y se da testimonio que la unidad es posible.

Paolo Crepaz

1 Comment

  • Mi sento di dire solo che questo è l’inizio di una expo dell’Ideale e di Chiara che avrà certamente frutti inaspettati….la Luce è sul moggio!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *