Chiara Lubich y el Padre Oreste Benzi. Las sorpresas del Espíritu


En noviembre de 2019 tuvo lugar la clausura de la fase diocesana de las causas de beatificación de Chiara Lubich y del Padre Oreste Benzi fundadores respectivamente de un Movimiento y de una nueva Comunidad eclesial.

En el fermento del ’68, en medio de un fenómeno revolucionario del siglo XX que involucró a países en varias latitudes, nacieron, suscitadas por carismas, muchas nuevas Comunidades eclesiales. Fundadas por laicos, irrumpieron en la vida de jóvenes, hombres y mujeres, e inmediatamente echaron raíces, se involucraron y se difundieron en la sociedad. También ellas aportaron una revolución, pero evangélica, y la oración al Espíritu Santo de los Padres que participaron en el Concilio Ecuménico Vaticano II, concluido en 1965, encontró una respuesta inmediata.

Ya en los albores del ‘900 brotaron nuevas realidades carismáticas en la Iglesia. Hacia mediados de siglo, unos veinte años antes del Concilio, surgió el Movimiento de los Focolares trayendo consigo una novedad; la inspiración había sido “donada” a una joven trentina laica, Chiara Lubich. Nacida en 1920, tenía una fe generosa. Realizó su sueño de donarse a Dios la madrugada del 7 de diciembre de 1943, en el marco de la segunda guerra mundial. La predilección por los pobres, la vida comunitaria caracterizada por una espiritualidad colectiva, basada en la Palabra de Dios, es el lugar donde se encarna el carisma de la unidad que muy pronto se abre al mundo.

El Padre Oreste Benzi nace en 1927 en San Clemente, un pueblito del interior de Rimini. Fue ordenado sacerdote con 24 años, se dedicó a los adolescentes. El lema de su vida era tener “un encuentro simpático con Cristo”. Con los adolescentes transcurría los períodos veraniegos en la Casa Madonna delle Vette de Canazei, allí, en 1968, nació la Asociación Papa Juan XXIII, que hizo propio el compromiso de amar a los más pobres entre los pobres en estrecha relación con Chisto porque: “sólo quien sabe estar de rodillas puede estar de pie junto a los pobres”. Realizó obras consideradas irrealizables, desde el cotidiano compartir con los marginados a la lucha contra la trata de seres humanos.

Chiara y el Padre Benzi son dos personas diversas: una mujer y un hombre, una laica y un sacerdote, una mujer de montaña y un hombre de la colina cerca del mar, ambos fundadores de obras generadas por un carisma, luz que se injerta en la historia. Realidades inéditas en la Iglesia, reproponen el anuncio antiguo y nuevo de Jesús, involucrando a quien adhiere un camino de fe y de humanidad. El testimonio cristalino del Evangelio, no se detiene en los fundadores, sino que se extiende a los miembros. Es también gracias a los Movimientos y nuevas Comunidades que a finales del milenio, y seguidamente, la santidad de pueblo avanza y se injerta en la cotidianidad.

Chiara inventó el simpático lema de las “6 S”, para seguir a Jesús: “Seré santo si soy santo súbito (enseguida)”. Entre los Focolares hay varias causas de beatificación en curso. E n el 2004, cuando llegó el Decreto eclesial de reconocimiento definitivo de su Asociación, el Padre Benzi afirmó: “Es un don inestimable”, porque “los hermanos y las hermanas miembros de la Comunidad (…) pueden vivir alegres y serenos en la certeza absoluta de que la vocación de la Comunidad es un camino seguro para santificarse” (…) En la Asociación Papa Juan XXIII está en camino la causa de beatificación de la Sierva de Dios Sandra Sabattini. El 2 de octubre pasado llegó la noticia de que Sandra será proclamada beata en el 2020.

Entre las últimas llamadas telefónicas realizadas por el Padre Oreste se encuentra la del 31 de octubre de 2007 al Centro internacional del Movimiento de los Focolares, con voz serena le urgía informar a Chiara sobre una iniciativa que la Asociación estaba organizando y preguntarle se la podía apoyar. Lamentablemente no pudo recibir la respuesta positiva de Chiara porque la noche siguiente, entre el primero y el dos de noviembre dejó esta tierra. En el 2008, el 14 de marzo, Chiara regresó a la casa del Padre. Hoy, este mes de noviembre, parece el símbolo de sus dos itinerarios, distintos pero cercanos.

Lina Ciampi

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *