Romaamor: sirviendo a los pobres para construir fraternidad


Una organización sin fines de lucro que ha operado en la capital italiana durante trece años, recuperando el excedente de alimentos o que quedaron sin vender, prepara 250 comidas para los pobres todos los días y también trabaja para promover su inclusión social.

La acumulación y el derroche son las plagas de nuestro tiempo y de muchas de nuestras sociedades, pero también hay quienes recogen silenciosamente los alimentos que se desecharían y lo dan a las personas más pobres. Y lo hace no solo para ofrecer asistencia, sino como un gesto concreto de acompañamiento hacia un camino de redención. Es la historia de Dino Impagliazzo y de Romaamor, la organización sin fines de lucro a la que dio vida en la capital en respuesta a la invitación de Chiara Lubich, quien en 2000, recibiendo la ciudadanía honoraria de Roma, pidió hacer una “revolución del amor”, en la ciudad.

Desde hace 13 años, Romaamor ofrece 250 comidas al día a las personas sin hogar que se encuentran en las estaciones Tuscolana y Ostiense y en la Plaza San Pedro. Y Dino, que ahora tiene 90 años, experimenta la misma alegría todos los días al entregarse a los demás: “Al ayudar a estas personas a veces hay muchas dificultades – explica – tienes que sacrificarte, pero luego sientes una gran alegría por haber hecho el bien”. Cristo nos enseñó que la esencia del cristianismo es amar a Dios y al prójimo, y Chiara Lubich nos invita a vivir por la fraternidad universal: este es el fundamento de nuestro servicio a los pobres”.

Por su compromiso, Dino recibió el Premio Internacional Cartago 2018, porque “su trabajo de sensibilización y capacitación restituye ética a la ciudad y crea concretamente alternativas viables que devuelven el valor a las personas y a las cosas”. Lo entrevistamos:

¿Cómo comenzó la experiencia de Romaamor?
Comencé solo, por casualidad, llevándole un sándwich a una persona pobre que conocí en la estación, y lentamente pensé en involucrar a la mayor cantidad de personas posible. Comenzando con mi esposa, luego en el condominio, y el vecindario. Siempre nos hemos referido a los pobres con la conciencia de que en el próximo, ya sea rico, pobre, sano o enfermo, está mi hermano y cuando mi hermano está en dificultades debe ser ayudado y considerado como tal.
En el Día de la Alimentación de 2019, el Papa destacó que es necesario un retorno a la sobriedad en los estilos de vida, para cultivar una relación saludable con nosotros mismos, nuestros hermanos y la Creación…

Es una elección esencial. Si eres cristiano y sabes bien que cada persona es tu hermano, porque Jesús te lo dijo, si vives no solo para ti mismo sino en relación con los demás y sabes que entre nosotros hay personas que están bien y personas que están mal, entonces, ¿cómo puedes pensar lo contrario? Tu disponibilidad siempre debe ser completa y ofrecida con alegría.

Frente al dominio de la “cultura del descarte”, ustedes que eligen servir a los pobres van contra la corriente…
Esto es importante, pues no solo aprovechamos los alimentos que caducan, sino que los cocinamos y se los llevamos a las personas que los necesitan. También tratamos de relacionarnos con ellos para hacer algo más que alimentar. Tratamos de adaptar las comidas a las personas a las que ayudamos: los niños, los ancianos, las mujeres y los enfermos tienen diferentes necesidades, y para nuestros huéspedes musulmanes preparamos comidas sin usar carne de cerdo. Nuestro objetivo es promover la inclusión: invito a voluntarios para que intenten establecer una relación cercana con al menos una de estas personas. Al ofrecer la comida, les pido que traigan dos bandejas, una para los pobres y otra para ellos, para sentarse y comer juntos.

¿Cuál es el valor del grupo?
Es fundamental, estamos juntos en todo, en decidir el menú, cocinar, compartir las tareas. Si uno piensa en ver si hay enfermos, otro está se ocupa de aquellos que necesitan relacionarse con organismos públicos, y uno da fuerza al otro. Las horas que pasamos juntos son muchas: comenzamos a cocinar por la tarde, terminamos a las ocho, salimos y estamos afuera dos horas. Todo se comparte, también alegrías y dificultades.

¿Alguna de las personas a las que ayudas se volvió voluntaria?
¡Por supuesto! Entre los voluntarios, un tercio son extranjeros que, por ejemplo, se encuentran en centros de acogida y esperan ser reconocidos como refugiados políticos. Los jueces nos señalan a algunos para que presten servicios sociales y hay seminaristas enviados por las diócesis. Venimos de diferentes lugares, pero todos trabajamos con el mismo propósito.

¿Por qué un joven debería venir a Romaamor?
Entre los voluntarios hay una avalancha de jóvenes que están en constante crecimiento. Hacen esta experiencia con alegría, son felices y tratan de traer a sus amigos.

Claudia Di Lorenzi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *