Filipinas: Mariápolis Pace evacuada por la actividad del volcán Taal


La noticia de la erupción del volcán Taal, que comenzó el 12 de enero pasado, a pocos kilómetros de la Mariápolis Pace de los Focolares en Tagaytay, en la isla filipina de Luzón, dio la vuelta al mundo.

Gracias a las redes sociales, han llegado a todas partes fotos de casas y calles cubiertas de cenizas y lodo, así como noticias de primera mano de los muchos que en estos días abandonan la región turística de Tagaytay, a unos 60 km de la capital Manila.
Las autoridades filipinas decidieron la evacuación total de unas 500.000 personas después de la alerta emitida por el Instituto filipino de vulcanología y sismología (PHILVOLCS). Se teme una erupción explosiva.

«Parece que estás caminando por un pueblo fantasma – comenta una chica en Facebook, describiendo su ciudad Tagaytay: todo es de un solo color: gris; no hay electricidad, agua y los terremotos son frecuentes».
A unos 30 km del volcán Taal también se encuentra el Mariápolis Pace de los Focolares. Nació en 1982 con una fuerte vocación de diálogo entre personas de diferentes religiones y esta mañana contactamos a Ding Dalisay y Chun Boc Tay, responsables del Movimiento de los Focolares en Filipinas, para recibir noticias de sus habitantes. Nos aseguraron que la evacuación de sus habitantes casi se había completado.
“Casi todos los focolarinos se han ido; los sacerdotes y seminaristas han sido transferidos al Seminario de San Carlos y los 7 gen, los jóvenes de los Focolares, se encuentran ahora en Manila. Los focolarinos están en parte con sus familias y algunos se han quedado en sus respectivos focolares, nuestras familias están bien y algunos se han trasladado.
Estamos distribuyendo alimentos y agua para los necesitados y nos estamos organizando para alojar a las personas si es necesario. Es difícil comunicarse porque no podemos recargar las baterías de los teléfonos celulares y usar computadoras.
Ayer celebramos misa y cenamos juntos a la luz de las velas. Tratamos de merecer la presencia de Jesús entre nosotros».

Después, Ding relata la extraordinaria capacidad de recuperación del pueblo filipino, visible en gestos normales que se vuelven heroicos en situaciones extremas como esta: «La creatividad de las personas más pobres es increíble, incluso si no tienen nada, inventan recursos inesperados al servicio de la gente más necesitada que ellos». Hemos visto a un hombre con una discapacidad que colocó una pequeña mesa al costado del camino para distribuir máscaras contra el hollín de forma gratuita; o el dueño de un pequeño restaurante que ha puesto un letrero que dice: «Quien necesita una comida puede entrar sin pagar»; u otro que ofrece limpiar las cenizas de todos los coches que circulan con su bomba de agua».
La comunidad de Focolares de Tagaytay y sus alrededores desean agradecer a todos en el mundo por las oraciones, mensajes y los muchos llamados. Continuamos siguiendo la situación y reportándola especialmente a través de las redes sociales del Movimiento de los Focolares.

Stefania Tanesini

4 Comments

  • Estamos acompanhando através das notícias a situação de desta região e em unidade oferecemos nossas orações pedindo o olhar misericordioso para está região, na certeza que Ele nos atenderá

  • Dieu est Grand! Il nous aime immensément malgré les secousses de la vie.
    Du courage à vous, Chiara est surement entrain d’intercéder pour cette cause.
    Ciao Philippines!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *