La danza al servicio de la paz en Tierra Santa


Continúa la colaboración de jóvenes artistas entre Montecatini (en la Toscana) y Belén. Los próximos programas.

En los sitios heridos por los conflictos, movidos generalmente por razones económicas y militares, los pueblos en lucha son antes que nada víctimas de prejuicios recíprocos. Prejuicios que alimentan las hostilidades entre la población civil, pero que pueden ser resueltos a través del encuentro en un “territorio neutral”, entendiéndolo tanto en un sentido físico como cultural y social. Un territorio en donde el alma se abre al encuentro auténtico para liberarse de odios y miedos y disponerse a la reconciliación. Allí ha nacido el proyecto “Armonía entre los pueblos” promovido por la Asociación Cultural Dancelab Armonia (*), que ha escogido la danza como lugar de encuentro para la paz. Expresión social del Laboratorio Académico Danza, con sede en Montecatini Terme (en la provincia de Florencia, Toscana), la asociación ha sido fundada por Antonella Lombardo, que se ocupa de su dirección artística. Le preguntamos cómo nace la idea de la Asociación:

“Tras 20 años de enseñanza de la danza me di cuenta de que los jóvenes se acercan a esta disciplina sólo para obtener un éxito personal. Quise, entonces, hacerles experimentar que la danza puede dar un sentido a la vida independientemente de tener o no éxito, y que puede ayudar a mejorar la vida de los demás y a sembrar la paz. Nació así la idea de los campus internacionales, primero en Montecatini, después en Tierra Santa, en Belén”.

¿Nos puede contar de este recorrido?
“Empezamos invitando a Italia a chicos provenientes de distintas partes del mundo que ya estudiaban danza, para proponerles una visión del arte que capta su capacidad de unir personas de distinta extracción social, política, étnica y religiosa porque habla un lenguaje universal. Invitando a chicos palestinos e israelíes establecimos contactos con la Custodia de la Tierra Santa y con la Fundación Juan Pablo II, que hace seis años nos invitaron a Belén y a Jerusalén para hacer nacer algunos campus de arte para niños de los campamentos de refugiados de los territorios palestinos”.

¿Cómo se desarrolla el campus?
“En el campus los chicos harán un trabajo muy intenso: se empieza a las 9.00 y se sigue hasta las 18.00 para experimentar varios estilos de danza. Existe la posibilidad de convivir juntos en una casa y por lo tanto de preparar juntos la cena, estar con los chicos italianos y tener momentos de esparcimiento. Se trabaja en una coreografía llamada Danzar la Paz que muestra, por ejemplo, cómo chicos israelíes y palestinos, que en el terreno viven el conflicto, consiguen crear aquí un clima de armonía en las relaciones personales y en el escenario. Y todo ello vale para los demás artistas de todos los países, que traen al campus su cultura artística y su sensibilidad.”.

¿Cómo ha sido la experiencia con los jóvenes en Belén?
“Cuando llegamos nos dimos cuenta de que no tenían ningún conocimiento de arte, nunca habían visto ni siquiera lápices de colores. Los quince días del campus que hacemos allí representan para ellos -prisioneros al aire libre- un espacio de libertad, un modo para superar ese terrible muro que los separa de los israelíes. Los profesores son chicos palestinos que hicieron el curso del campus en Italia. La experiencia de estos seis años ha sido realmente tan llena de frutos que la Custodia nos ha pedido que abramos una escuela permanente en Belén, que verá su inicio el próximo año”.

¿Cuándo se hará el próximo campus italiano y cómo se puede participar en él?
Se llevará a cabo en Montecatini del 27 de agosto al 5 de septiembre de 2020 y acogerá a chicos de varias partes del mundo entre los cuales Jordania, Egipto, Palestina, Israel. Está dirigido a los aspirantes profesionales que comparten la idea de que el arte puede ser un instrumento universal de armonía entre los pueblos, para que puedan favorecer este cambio de mentalidad allí en donde vayan a actuar, en los teatros, escuelas, lugares de arte. Pueden contactarnos escribiendo a info@dancelab.it.

Los campus forman parte de un proyecto más amplio, como etapas del Festival de la Armonía entre los pueblos, promovido por la Asociación…
El Festival este año ha llegado a su XV edición, tiene lugar en la Toscana, con el patrocinio de todas los municipios del Valle de Nievole y de ciudades como Florencia, Asís y Palermo, y se articula en una serie de eventos. La inauguración será el 14 de marzo en Florencia, en el Salón de los 500 del Palazzo Vecchio, en la conmemoración del fallecimiento de Chiara Lubich, por el aporte que la fundadora de los Focolares dio en llevar la armonía al mundo, a los 20 años del otorgamiento de la ciudadanía honoraria de Florencia, y durante las celebraciones por el centenario de su nacimiento.

¿Qué otros eventos previstos hay?
Durante el año habrá intervenciones en los colegios para desarrollar un trabajo sobre el tema del desarme. Nuestro deseo es que la voz de los jóvenes pueda llegar hasta los jefes de Estado de los países involucrados en la fabricación y el comercio de armas, para poder influir en esos temas. Una iniciativa apreciada por los chicos que ve como protagonista a la música como momento de reflexión acerca del tema del encuentro. Están en programa citas culturales y cenas interculturales en Montecatini y en Palermo.

La participación en el Festival y los campus ustedes la ofrecen gratuitamente. Una opción exigente…
Desde el comienzo quise distinguir esta experiencia de las comunes pasantías de danza que las escuelas ofrecen y son una fuente de lucro, para que los chicos vengan no sólo para estudiar danza sino porque han elegido vivir la paz y ser constructores de puentes de paz.

Claudia Di Lorenzi

(*)https://www.festivalarmonia.org/

1 Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *