Chile, nace de los mismos chicos un proyecto de eco-educación


Del interés por el ambiente nace una propuesta inesperada y el inicio de un compromiso en el ámbito ecológico que hoy día ha alcanzado amplias dimensiones. La historia de Javier, un joven de diecisiete años de Chile.

Siempre me ha gustado mucho la naturaleza y he sentido una conexión especial con ella. En el año 2017 me enteré del daño que la humanidad le estaba haciendo al planeta, “y –me dije- ¿qué puede hacer un simple adolecente para ayudar a cambiar la realidad del planeta?”. Pero, un día, mi tía me invitó a participar en un Foro de Desarrollo Sostenible que se realizaría en la sede de la CEPAL (Comisión Económica para América Latina y el Caribe). Estaba sorprendido y al mismo tiempo entusiasmado porque mi tía que me dijo que como adolescentes debíamos asumir las decisiones importantes y alzar la voz, ya que el futuro nos pertenece a nosotros, entonces decidí participar y con la ayuda de la escuela involucré a otros compañeros interesados en la problemática social y ambiental.

Durante el Foro pudimos conocer los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y las acciones que están realizando los países de América Latina y el Caribe para alcanzarlos. También tuvimos la oportunidad de expresar nuestra opinión ante todas las autoridades presentes.

Una de las iniciativas que más nos llamó la atención fue CONCAUSA que es parte de la ONG América Solidaria. Esta ONG trabaja especialmente por la superación de la pobreza infantil y apoya la formación de los adolescentes para que sean auténticos agentes de cambio.

Con dos compañeras decidimos crear un proyecto de educación. Lo postulamos al programa CONCAUSA una primera vez y no calificó. Sin embargo tiempo después, visto nuestro interés en estas temáticas CONCAUSA decidió llevar a cabo un taller llamado Accionadores, el cual nos enseñó a elaborar mejor un proyecto. Vimos que en el colegio había “basura” botada en el suelo y se generaban residuos sin ninguna conciencia. Nos propusimos promover la reutilización y reciclaje de los residuos y crear una cultura ecológica. Así nació el proyecto “Eco-Educación”. Observamos que gran parte del residuo eran Tetra-Pack. Entonces los reutilizamos para crear “Econtendores” para diferenciar la basura reutilizable, y lo envoltorios y botellas plásticas las usamos para hacer eco-ladrillos.

Gracias a nuestro trabajo muchos de nuestros compañeros han aprendido a reciclar y ahora han involucrado a sus padres y lo hacen también en sus casas.

Mientras tanto también junto con los Chicos por la Unidad de los Focolares de los que formo parte, hemos incluido, durante nuestros encuentros periódicos, talleres y la profundización de los temas ambientales.

Después de un año de trabajo con nuestro proyecto “Eco-educación”, fuimos elegidos para representar a Chile en un Campamento Continental de “Concausa” que se realiza cada año en nuestro país y en el cual participan proyectos de las tres Américas. Yo estuve entre los participantes. La experiencia fue inolvidable. . Conocí personas de muchos países, cada uno tenía una cultura diferente, al conocernos recíprocamente nos sentimos iguales, éramos y somos una familia, una generación que lucha por un futuro más unido y solidario. . El último día fuimos invitados a  presentar un discurso frente a las autoridades de América Solidaria, UNICEF y CEPAL sobre las distintas realidades que vivimos en nuestros países y de qué manera estamos dando nuestro aporte a favor del ambiente. Ahora sigo conectado con los participantes en el Campamento y seguimos trabajando juntos a través de vídeo llamadas. Hemos ideado el proyecto “1000 Acciones para un Cambio” que intenta generar acciones ecológicas para mitigar la crisis climática, soy el representante en mi país para la implementación de este proyecto.

 Aquí el testimonio de Javier con ocasión del lanzamiento de la campaña Pathway 2020-2021 “Dare to care”

A cargo de Anna Lisa Innocenti

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *