Evangelio vivido: den y se les dará


Jesús revela la novedad del Evangelio: el Padre ama a cada hijo personalmente con un amor “desbordante” y les dona la capacidad de ensanchar el corazón a los hermanos. Son palabras acuciantes y exigentes: dar de lo nuestro; bienes materiales, pero también acogida, misericordia, perdón, con generosidad, al igual que Dios.

Leche en polvo
En una ciudad satélite cerca de Brasilia, hay un barrio muy pobre donde desde hace años llevamos no sólo ayudas materiales, promoción humana, sino que intentamos difundir la buena noticia de Jesús. Siempre me sorprende ver cómo estas personas descubren el amor de Dios y empiezan a ayudarse entre ellos, compartiendo lo poco que tienen con quien tiene menos. Ofrecen incluso la propia barraca. Fieles al “den y se les dará”, una señora a la que le habíamos entregado leche en polvo para sus niños nos contó que lo había compartido con su vecina que no tenía nada para darle a sus hijos. Ese mismo día, para su sorpresa, recibió más leche en polvo.
(H.I. – Brasil)

La herida
Durante ciertas fiestas le doy a mis cuatro hijos una cuota para que compren regalos para los niños pobres. Este año mi hijo menor me pidió más dinero, había sabido que su papá estaba desocupado y no podía hacerles regalos a los niños que había tenido con otra mujer. Para mí fue como un balde de agua fría. Mi esposo nos había abandonado hacía años y dentro la herida estaba ahí. Esa noche lloré mucho, me sentía traicionada también por mis muchachos. Pero quizás era yo la que me estaba equivocando y el pequeño me estaba dando una lección. A la mañana siguiente le aumenté la cuota. Tiempo después mis hijos me pidieron que le ayudara a su papá a encontrar un trabajo. Era el colmo. ¡Precisamente ellos que nunca habían recibido ni un regalo de él ahora me pedían esto a mí! A pesar de los recuerdos dolorosos, entendí que tenía que poner en práctica el mandamiento de Jesús de amar a los enemigos. Le agradecí a Dios por su generosidad pero también porque me habían permitido quitar de mi corazón un resentimiento que me torturaba desde hacía años.
(C.C. – Colombia)

Despido
Hace varios meses cuando la importante compañía de computación en la que trabajo anunció que iban a despedir al 40% de los empleados, entré en shock. Gracias a ese trabajo en mi familia no nos faltaba nada, si siquiera lo superfluo. ¿Cómo pagaríamos las cuotas de la casa? ¿Cómo hacer con el seguro de salud? Y así con las demás cosas. Con Jennifer y mis hijas nos sentimos más responsables con respecto a nuestra economía. Dispuestos a vender los objetos de mayor valor y a otros posibles sacrificios, pensamos en la posibilidad de trabajar por cuenta propia, considerando nuestras capacidades personales… Pero sobre todo nos confiamos a Dios Padre, y seguimos manteniendo la esperanza. El día de los despidos, 6500 de mis colegas perdieron el trabajo. Habría preferido desaparecer para no ver; pero después me quedé para compartir el momento con quien se iba. No sé cómo terminarán las cosas para mí, pero una cosa es segura, esta prueba nos ha unido más como familia, ha creado un vínculo profundo con otras familias y nos ha permitido abrir los ojos a los problemas de los demás. Ahora nos damos cuenta cuáles son las cosas importantes en la vida.
(Roger – Usa)

Perdoné al asesino de mi hijo
Desde cuando mi hijo fue asesinado en un asalto, ya nada tenía sentido en mi vida. En mi búsqueda desesperada de ayuda, participé en un encuentro sobre el Evangelio. Allí escuché hablar de la frase de Jesús “Amen a sus enemigos”. Palabras que en mí resonaron como un mazazo. ¿Cómo podía yo perdonar a quien había asesinado a mi hijo? Sin embargo una semilla entró en mí. Frecuentando ese grupo, advertía cada vez más fuerte el impulso a perdonar. Quería reencontrar la paz del corazón. Y de cuál paz hablaba el Evangelio: “Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque serán llamados hijos de Dios”. En la tragedia de mi familia, finalmente prevaleció la decisión de perdonar. Ahora puedo decirme verdaderamente “hija de Dios”. Recientemente fui llamada a una confrontación con el asesino de mi hijo que había sido capturado. Lo conocía. Fue duro, pero intervino la gracia. No sentí odio, ni rencor hacia él. En mi corazón de madre había sólo una gran piedad y la intención de confiarlo a la misericordia de Dios.
(M.A. – Venezuela)

a cargo de  Stefania Tanesini

(tomado de Il Vangelo del Giorno (El Evangelio de cada día), Città Nuova, año VI, n.5, septiembre-octubre 2020)

1 Comment

  • When my daughter drowned aged just 3 years old, I thought that I could never be happy ever again, but I was wrong. Through many years of trauma, with help from the Holy Spirit, I found empathy with other bereaved parents. God gave me fresh strength each new day without my daughter. He further blessed me with two more children, a son, a brother for my surviving son, and another daughter. However, more than these I came to understand Jesus Forsaken as my Lord and Saviour; I live now for him.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *