La invención de los jóvenes, la obra maestra de Chiara

© CSC Audiovisivi - Archivio


Un Webinar para recorrer la historia del Movimiento Gen, una de las más revolucionarias agrupaciones juveniles del siglo pasado, que continúa su carrera en el siglo XXI también.

En el año del centenario de Chiara Lubich, sin lugar a dudas había que retomar la aventura del Movimiento Gen, que vio la luz en 1967, y que involucró en su idealidad de un mundo unido a cientos de miles de jóvenes, en todo el mundo.  Un Webinar, el pasado 18 de octubre, moderado por el periodista de la RAI Gianni Bianco, recorrió la historia de una agrupación juvenil que, aun con altibajos, supo formar a hombres y mujeres que se hicieron un espacio en la vida, y no a través de actos de fuerza o de la ambición desenfrenada, sino a través del ideal evangélico del hacerse uno con todos. Gente que, tanto la que ha quedado en el álveo del Movimiento, como la que se alejó de él, ha seguido “viviendo” de las intuiciones carismáticas de Chiara Lubich, cada uno de ellos en su propia dimensión espiritual y profesional.

Uno de los presentes era Franz Coriasco, autor del libro publicado en italiano Generazione nuova. La storia del Movimento Gen raccontata da un testimone (Generación nueva.  La historia del Movimiento Gen contada por un testigo), de la editorial Città Nuova.  Su visión era muy personal, pero al mismo tiempo colectiva, no sólo por la búsqueda apasionada y profunda que llevó a cabo, sino también por la coincidencia de los cientos de intervenciones que sostienen su narración.

También estaba presente Luigino De Zottis, quien, junto con Virgo Folonari había sido elegido en 1966 por la misma Chiara Lubich para iniciar el Movimiento Gen.  En su intervención recordó a aquellos que permitieron el nacimiento de la nueva agrupación de jóvenes vinculados al focolar: «La inspiración de Chiara fue inesperada –dijo– pero nos involucró de una manera más que radical.  Mi vida y la de una infinidad de otros jóvenes tuvieron un desarrollo inusitado.  Recuerdo que a nosotros, los adultos que debíamos hacer nacer el Movimiento Gen, Chiara nos dijo: “Ustedes, adultos, no tienen que hacer nada para que nazca el movimiento de los jóvenes.  Tienen que ser para ellos como ángeles custodios”». Esta “regla”, la de la relación intergeneracional, ha hecho historia y sigue siendo innovadora.

Il Cardenal Joao Braz de Aviz, prefecto de la Congregación para la vida consagrada, participó también, pues él había sido uno de los primeros “Gens”, o sea los Gen seminaristas. Focalizó la atención en el elemento central del carisma de Chiara Lubich: «Jesús abandonado no es algo pequeño, es el reconocimiento de una verdad y es lo que permite ir adelante cuando las dificultades parecen insuperables». Y con palabras fuertes invitó al Movimiento a redescubrir su propio espíritu de comunión originario.

Intervinieron también algunas personas que han quedado trabajando activamente dentro del Movimiento. Una de ellas tuvo palabras muy significativas; se trata de Margarita Karram, de Tierra Santa, que sintetizó así su aventura con Chiara: «La revolución del amor evangélico es la que ama incluso a los enemigos.  Por un lado quiero mencionar la palabra “identidad”: mi tierra me dejó la convicción de que mi verdadera identidad es la de Jesús de Nazaret.  Y por otro lado, la palabra “corazón”, porque el Evangelio hay que vivirlo con radicalidad, con un corazón de carne, no de piedra, sin erigir muros».

«¿Estamos en el comienzo del final, o en el final del comienzo?», se preguntaba Franz Coriasco cuando habló.  Le respondió Jesús Morán, actual copresidente de los Focolares: «Hoy ya no estamos en la fase de la utopía de la unidad, la conciencia de la unidad en la humanidad es trágica. O nos volvemos uno o nos destruimos.  Las posibilidades para los Gen son enormes, porque hay una conciencia más clara de lo que es la unidad.  Estoy convencido de que estamos en el comienzo de nuevos desarrollos, que mostrarán un carisma encarnado».

Laura Salerno

La conclusión del webinar fue confiada a los Gen de hoy –en nombre de todos, hablaron  Laura Salerno, Conlet Burns y Anna Aleotti− y tenía que ser así, porque la aventura continúa.  El Movimiento Gen nació en el período de la exuberancia juvenil de los años 1967-1968, y los Gen de la época tenían una mirada revolucionaria.  Pero hoy también la tienen, como por ejemplo dan testimonio de ello los jóvenes  Gen libaneses que salieron a las plazas un año atrás, a partir del 17 de octubre de 2019, para propugnar una sociedad menos corrupta, más fraterna, más justa y más inclusiva. Makran, Salim, Mia y sus amigos muestran que el impulso revolucionario de 1967 sigue siendo válido en 2020.

Michele Zanzucchi

1 Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *