En el amor no hay temor; al contrario el amor perfecto expulsa el temor (1 Jn 4,18).

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *