Fundación Unisol: la mayor recompensa


Un centro social en Bolivia ofrece apoyo a 220 niños y familias en dificultad. La historia de Silvio: acogido cuando era niño, hoy trabaja para la asociación que lo salvó.

Silvio vive en Cochabamba, tiene 10 hermanos, su padre minero murió cuando él tenía 10 años. A partir de ese momento, la madre tuvo que criar sola a sus 11 hijos: vivían en una habitación de 4 x 5 metros en un barrio donde las drogas y el robo eran las principales actividades de los niños. Ahora Silvio trabaja para la Fundación Unisol, la misma organización benéfica que un día lo salvó a él y a sus hermanos de las calles. Esta fundación también cuenta con el apoyo de AFN (Asociación Acción para Familias Nuevas), ONLUS que ofrece, a través de programas específicos de Apoyo a Distancia, servicios orientados a apoyar al menor en el ámbito escolar, alimentario y médico, ocupándose también del contexto familiar y comunitario al que pertenece el menor, para que pueda crecer, dentro de lo posible, en un ambiente sano. La implementación de estos programas se coordina de forma remota con personal local competente. Pero, ¿qué hace concretamente la fundación? Le preguntamos al propio Silvio, cuya historia se entrelaza con la de Unisol que hoy ofrece apoyo a 220 niños y familias en dificultad.

¿Puedes contarnos algo sobre tu familia y tu infancia?
“Somos una familia muy numerosa, en total somos 11 hijos. Al principio vivíamos en Quillacollo, uno de los barrios más peligrosos de Cochabamba (una de las ciudades más pobladas de Bolivia). Mi padre trabajaba en una mina. Murió de un tumor cuando yo tenía 10 años, y desde ese momento mi madre se encargó de todo, y nos crió sola. Por primera vez se vio obligada a buscar trabajo y la contrataron como personal de limpieza en una escuela de otra ciudad. Para facilitar el traslado, le ofrecieron vivir dentro de la escuela, en la portería: una pequeña habitación de 4×5 metros en la que vivíamos 8 personas.

El barrio al que nos mudamos era mejor que el anterior, pero seguía siendo muy peligroso. Las familias a menudo no pueden cuidar de sus hijos porque trabajan todo el día y los niños entran en el ambiente de la droga fácilmente, por lo que venden o roban para pagar sus dosis. Muchos de mis compañeros de clase terminaron en esos grupos. Yo hablaba con ellos, incluso con los más peligrosos. ¡Ciertamente no quería ser enemigo de alguien que luego podría vengarse de mí o de mi familia! Algunos de mis amigos se drogaban mucho. Y también me la ofrecían a mí. Pero siempre me negué, sobre todo por el respeto que le tenía a mi madre, que se sacrificó por sus hijos, y que siempre admiré”.

Pero un día algo cambió…
«Sí. Un día llegaron a la escuela unas personas del Movimiento de los Focolares y le ofrecieron a mi madre ayuda para nosotros. Nos daban meriendas y golosinas, nos hacían jugar, nos escuchaban, nos dieron lo que necesitábamos. Y nos sentimos felices, finalmente. Luego, a medida que nos volvíamos más numerosos, nació la idea de encontrar un espacio, que no fuera la calle, donde jugar, estudiar, estar juntos. Así nació el centro ‘Rincón de Luz’, en Cochabamba. Paralelamente, también nacería el centro ‘Clara Luz’, en Santa Cruz.

Este espacio ha cambiado nuestras vidas; por ejemplo, una de mis hermanas es sorda y muda. Era imposible encontrarle trabajo y no teníamos dinero para que estudiara. Pero gracias a la ayuda que recibimos de los donantes de la Fundación, pudo formarse y ahora también tiene una profesión”.

¿Qué hace realmente la Fundación Unisol?
“Ayuda a los más desamparados, especialmente a las familias. Les proporciona alimentos, medicinas y útiles escolares; también ofrece apoyo escolar para los niños; organiza instancias recreativas, almuerzos, meriendas, talleres para enseñar algunas actividades prácticas y manuales, para sensibilizar sobre el reciclaje y el medio ambiente, formación personal, compartir experiencias…”.

Después de haber tenido la experiencia de ser acogido por la Fundación, ahora eres tú quien recibe a niños y familias en dificultad. ¿Qué te empuja a quedarte?
“Primero que nada, tengo que explicar un poco el contexto: en octubre de 2019 se realizaron las elecciones presidenciales en Bolivia. Inmediatamente después ha habido una crisis política que redujo significativamente el desembolso de fondos a los organismos públicos, luego llegó la pandemia. La situación ha empeorado: muchos médicos y trabajadores sanitarios han dejado de trabajar por miedo al contagio; cualquiera que accediera a trabajar en el hospital recibía salarios elevados. Fue en ese momento que recibí una oferta de trabajo muy ventajosa. Tuve la tentación: ¿a quién no le hubiera gustado tener algunas comodidades adicionales? Pero luego me di cuenta de que el dinero no me haría feliz. Comprendí que vivir para los demás me hace feliz: tenía que seguir en Rincón de Luz…”.

¿Cómo ha cambiado la ayuda a las familias con la pandemia? ¿Y hay algo que le gustaría decir en particular a quienes conocerán la Fundación Unisol?
“La pandemia ha afectado mucho a las familias. Muchos solían vender artículos o comida en la calle, y ahora ya no pueden hacerlo, dejando de ganar dinero. Muchos están perdiendo la esperanza de recuperarse de esta situación. Además, ha habido muchos divorcios y esto también tiene muchas consecuencias para los niños que acogemos. En este momento mi madre también recibió a un niño en casa, es el hijo de una pareja que se acaba de separar y que prácticamente ya no tiene nada. Lo que hacemos es esto, estar ahí para todo lo que estas familias necesitan. Lamentablemente, no tenemos los recursos para llegar a un mayor número de personas, incluso aun queriendo. A las familias que seguíamos antes, continuamos ayudándolas. Por lo demás, también intentamos ofrecerles un lugar donde puedan distraerse, porque la situación es realmente muy difícil. Pero los que necesitarían apoyo serían muchos más, para ello invito a los que están conociendo la Fundación Unisol, a dar una mano, empezando por los que nos rodean, que quizás no sepan, pero que necesitan nuestro tiempo, nuestra atención y nuestro amor”.

Laura Salerno

Entrevista de Laura Salerno con Silvio:

Contactos:
www.fundacionunisol.org
Facebook: @fundaciónunisol
https://www.afnonlus.org/
Facebook: @afnonlus
Instagram: @afn.onlus

 

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *