Evangelio vivido: la misericordia del Padre


“En la fe, el hombre muestra claramente que no se apoya en sí mismo, sino que se entrega a Quien es más fuerte que él”, escribe Chiara Lubich meditando sobre un pasaje evangélico. Momentos de oscuridad, apatía, recuerdos dolorosos pueden convertirse en una oportunidad para profundizar la relación con Dios, para mostrarle nuestra confianza en Él, incluso en las dificultades.

La necesidad de un padre
Con mis padres separados desde que tenía tres años, he tenido una vida marcada por la ausencia de un padre. Introvertido y rebelde, me desquitaba con todos. No sabía a quién acudir para hablar de mis cosas, tenía la impresión de que incluso mi madre ya no me entendía. Tenía 15 años cuando mi profesor de religión, sin sermonearme, me puso en contacto con un grupo de chicos comprometidos. Comencé a participar en algunas de sus iniciativas a favor de los niños de los barrios pobres. Estaba tan cómodo con ellos que nunca los dejé. Una experiencia de unos meses en O’Higgins, la ciudadela de los Focolares, me abrió nuevos horizontes, un propósito por el que vivir: contribuir a embellecer el mundo. La propuesta de amar a todos despertó lentamente un pensamiento en mí: “¿Y papá? ¿Qué hará ahora? ¿Me habrá extrañado, después de tantos años de silencio?”. No tuve paz hasta que fui a buscarlo a nuestra antigua casa. Casi no me reconoció. Había envejecido, era un hombre cansado. Nos miramos a los ojos, el pasado quedó a nuestras espaldas.
(Luis – Argentina)

Me estaba enamorando
Cantante y compositora fracasada, caí en una apatía total. En ese período negro negué todo en lo que había creído. A Dios lo consideraba un obstáculo para mí tanto como música que, como mujer, así que me liberé de él viviendo como si no existiera. Esto, hasta la llamada telefónica de Carmine, un actor amigo que necesitaba mi colaboración para una comedia en la que estaba trabajando. Partiendo hacia Bolonia, me convenció de que tomara el tren con él para hablar de ello durante el viaje. Pero lo inundé con toda mi historia: tenía tantas ganas de abrirme y él me escuchó tan bien. Que… me estaba enamorando. Ese año trabajamos juntos. Escribí la música y él se encargó de la dirección. Pero, de repente, Carmine se sintió mal. Con el miedo de perderlo, me encontré cara a cara con ese Dios que pretendía ignorar. Pero ahora ya no lo sentía como un extraño. El amor había ablandado mi corazón y ese dolor lo irrigaba, le daba toda esa fecundidad que solía cantar en mis canciones.
(Chiara – Italia)

Liberado de una carga
Una ofensa recibida hace años, que luego pasó al olvido, volvió a mí cuando conocí a la persona “culpable”. No recordaba tanto a ese hombre, sino a mi marido que no me había defendido. Los sentimientos de dolor y humillación aún estaban vivos bajo las cenizas y no pude reprimirlo. Luego un pensamiento: “Sed misericordiosos como vuestro Padre es misericordioso”. Me parecía que Jesús me decía: “¿Cómo quieres darme todo si todavía estás llena de estos dolorosos recuerdos?”. Palabras fuertes, pero ciertas. Finalmente, Dios con su gracia me ayudó a dar el paso de perdonar. La misericordia del Padre me liberó de esta carga.
(Bernadette – Suiza)

Lorenzo Russo

 

(Tomado del Il Vangelo del Giorno, Città Nuova, año VII, n.4, julio-agosto de 2021)

No comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *