(Español) Sólo existe un tiempo

Ci spiace, ma questo articolo non è ancora disponibile in italiano. Per ragioni di convenienza del visitatore, il contenuto è mostrato sotto nella lingua alternativa. Puoi cliccare sul link per cambiare la lingua attiva.

«Fugit irreparabile tempus», inicia así un tema que Chiara Luce Badano, la joven que en septiembre será beatificada, escribió en 1989. Cuando ya estaba enferma con el tumor y se veía obligada a afrontar un doloroso tratamiento, decidió igualmente no abandonar los estudios. Por tal motivo se le encargó  a un profesor de Letras que cada tanto fuera a visitarla.

La línea de este tema se basa en el valor del tiempo.
Chiara Luce parte de esta inscripción en latín que domina en el reloj de sol que está delante de la Santísima Trinidad, la iglesia de Sassello que hoy tiene una capillita dedicada a ella.

«“FUGIT IRREPARABILE TEMPUS”. Esta inscripción latina en el muro de una antigua casa al lado de un reloj de sol nos recuerda, cada vez que levantamos la mirada, que nuestro día se escapa veloz. La sabiduría de nuestros padres nos lleva así, con pocas palabras, a detenernos un momento para reflexionar sobre el sentido de nuestra vida que a menudo se desarrolla en la superficialidad por estar sofocada o por una aburrida rutina cotidiana de carreras frenéticas a las que la vida moderna nos obliga.

Reflexionando nos damos cuenta de que a menudo que el hombre no vive su vida, porque está sumergido en tiempos que no existen: o en el recuerdo o en la añoranza…

En realidad el único tiempo que el hombre posee es el momento presente que se ha de vivir interiormente disfrutándolo plenamente. Viviendo así ciertamente el hombre se siente libre porque no está aplastado por la angustia de su pasado ni por las preocupaciones de su porvenir. Ciertamente lograr alcanzar esta meta no es simple y exige un esfuerzo constante… dar un sentido a cada acción, por grande o pequeña que sea… a favor de los demás.

Pensándolo bien todo hombre trabaja ya para los demás: también en obrero que pinta un tornillo o el campesino cuando siembra el campo, pero a menudo se pierde el significado más auténtico e importante del trabajo.

Quizás sería necesario dar una nueva intención a cada uno de nuestros movimientos, ciertamente nos sentiríamos más realizados y tomaríamos mayor conciencia del valor de nuestra vida, don precioso que no puede y no debe ser arruinado ni quemado con egoísmos estériles o con ambiciones inútiles ».

(Tema sacado de «Io ho tutto». Los 18 años de Chiara Luce de Michele Zanzucchi, Città Nuova 2010. Dentro de dos semanas el segundo tema de Chiara Luce sobre la libertad).

 

Comments are disabled.