La luz de Chiara Badano en la cárcel de Rebibbia

“Hace muchos años que me puse duro, cerrado, triste, hoy Chiara Luce me abrió las puertas”, así se dirige un preso a María Teresa, madre de la beata Chiara Luce Badano, mientras la abraza tomándola de las manos.

Una tarde sin duda especial, la del 20 de septiembre, en el teatro de la cárcel romana de Rebibbia: los 250 presos se vistieron con su mejor traje para recibir a los esposos Badano: Ruggero y María Teresa, padres de la beata Chiara Luce. “Será una velada especial”, anuncia en la presentación Anna Del Villano ««directora de una sección de la cárcel».

Pero, ¿cómo se llegó a este momento? Alfonso Di Nicola, de los Focolares, que desde hace años desempeña un trabajo de voluntariado en la cárcel de Rebibbia nos cuenta: “Sabiendo que los Badano habían ido a visitar a los presos de la cárcel de Viterbo en el 2011, pensé que se podía organizar una tertulia así también en Rebibbia”

A medida que se van ubicando los detenidos, impresiona su saludo con expresiones de alegría y abrazos. Pertenecen a diversos sectores de la cárcel “según el delito cometido”-nos explican.

En el palco, cuatro sillas: para los Badano, Chicca Coriasco –amiga íntima de Chiara Luce –y Franz, su hermano. Rompe el hielo María Teresa recordando cuánto quería su hija a los enfermos y a las personas que sufrían e invita a todos a pasar un momento de familia. Ruggero está emocionado.

¿Cuál es el mensaje de Chiara Luce? Una chica normal, deportista y vivaracha, que ama Sassello, su ciudad natal, sobre todo cuando se cubre de nieve. Junto a Chicca, conocen la espiritualidad de los Focolares siendo muy jovencitas. Toman enseguida como propia la invitación de Chiara Lubich de vivir el Evangelio con todo el entusiasmo juvenil, en las diversas circunstancias de la vida cotidiana, alegres y dolorosas, y luego comparten también  los frutos de sus experiencias para animarse mutuamente.

“Como hacen los hermanos mayores –dice Franz-me mantuve apartado  de ellas”.»Una chica normal. Y es esta normalidad lo que atrae fuertemente especialmente cuando el tumor se convierte en una sentencia inapelable».

“Chiara Luce –continúa Franz- se había enamorado de Jesús crucificado así como se lo había presentado Chiara Lubich: abandonado, ‘perdedor’, ese Dios ‘derrotado’ que se parece a todos nosotros… que en cierto momento, en la cruz, grita”

Amarlo a El, será el secreto que la ayudará a vivir la grave enfermedad –un osteosarcoma, el peor de los tumores-transformando cada dolor en amor con una serenidad y una alegría contagiosa. Ruggero cuenta: “Yo iba a mirar por el agujero de la cerradura de su cuarto para ver si ella era siempre así, o la sonrisa era para nosotros. En cambio, ella sonreía siempre”.

En el Teatro hay un clima que no es común. La historia de Chiara Luce capta la atención de todos y esta chica entra en el corazón de los presentes. Y mientras se pasan algunas imágenes de Chiara Luce sobre la gran pantalla, un coro internacional de los Focolares entona la canción “Dios me ama”, la canción escrita para la beatificación de Chiara Luce, el 25 de septiembre de 2010.

“Pronto Chiara Luce será santa”, exclama un detenido. María Teresa responde: “Entonces, ustedes no estarán más aquí… pasamos todos por períodos difíciles”. Sus palabras caen como un bálsamo y son respondidas con un cálido aplauso.

sitio web: www.chiaralucebadano.it

Sitio “Life Love Light”: www.chiaraluce.org

Franz Coriasco, “Dai tetti in giù”, Ed. Città Nuova, Roma 2010.

http://www.cittanuova.it/contenuto.php?testoricerca=dai+tetti+in+gi%F9&v=Cerca&MM_ricerca=ricerca&TipoContenuto=articolo&idContenuto=28519&origine=ricerca&name=1

1 Comment

  • The life of chiara luce has inspired many and happy to note that the parents are visiting prison and the inmates are changing their life
    May blessed chiara luce intercede for us and specially the youth that this united world will be a happy place and shortly we will be addressing her as St Chaira Luce will make the parents and all of us happy

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *