Evangelio vivido: humildad


Como escribe Chiara Lubich: “Ser humildes no sólo quiere decir no ser ambiciosos, sino ser conscientes de la propia nada, sentirse pequeños delante de Dios y por lo tanto ponerse en sus manos, como niños”.

Una escuela de vida
Durante la pandemia también yo me vi obligado al confinamiento. Aunque seguí manteniendo la relación con algunas de las personas que asisto a través de Internet, el verdadero trabajo era conmigo mismo. No podía eximirme de ayudar a mis hijos a hacer las tareas, de adivinar cómo llenar su tiempo, de proveer a mis padres ancianos, de ayudar a mi esposa en la cocina, a inventar nuevos menús… había subvalorado la importancia que pueden tener los pequeños gestos cotidianos para el conocimiento de sí mismos y ahora tenía la posibilidad de descubrir dimensiones fundamentales de la existencia. Pero el descubrimiento más importante de este período ha sido la oración, la relación a tú a tú con Dios. La había descuidado, dejándola de lado junto con otras cosas, comprometido como estaba con mis investigaciones y mi trabajo. Al administrar un tiempo sin márgenes, reflexioné sobre la vida, sobre la muerte, sobre la esperanza… No sé cómo ha sido para los demás, pero para mí este exilio forzado se ha convertido en una auténtica escuela, más eficaz que muchos libros y cursos de especialización.
(M.V. – Suiza)

Envejecer juntos
Después de décadas de vida matrimonial en el amor, me di cuenta de que me estaba volviendo insensible hacia mi mujer. Ella no estaba de acuerdo con tantas cosas que yo hacía y me repetía siempre el mismo sermón. Un día, después de escucharla una primera y una segunda vez, le respondí con rabia que sabía lo que tenía que hacer, que ya me lo había dicho. Naturalmente ella se quedó mal, pero también yo. Le pedí perdón, pero dentro de mí quedó el gran dolor de no haber respetado, aceptado su envejecimiento. Si esto sucede con ella, reflexioné, quien sabe cuántas cosas hago yo que le hacen daño a mi esposa. Le contamos este hecho a una nieta que había venido a visitarnos con su compañero, cuando ella, sin motivo aparente, empezó a llorar mientras él le tomaba la mano, acariciándola. Después de un silencio nos contaron que habían decidido separarse debido a la incompatibilidad de caracteres entre ellos. Pero escuchando nuestro relato les había conmovido la belleza de envejecer juntos e intentar reconstruir siempre el amor.
(P.T. – Hungría)

Escuchar, comprender
Si vuelvo a pensar en los 25 años transcurridos haciéndome cargo de la salud de mis pacientes, me parece que no he hecho otra cosa que escucharlos. Siempre recuerdo, en mis primeros días como médico de familia, a una mujer que había pasado por no sé cuántos hospitales de Suiza hasta Italia. Me estaba describiendo un detalle de su historia personal que podía ser la clave de los disturbios que sufría desde hacía 15 años. Ante mi pregunta: “Pero usted, señora, ¿alguna vez le habló a los médicos de esto?”, me respondió: “Doctor, es la primera vez que lo recuerdo. Usted me escuchó y yo lo recordé”. Me sirvió tanto la experiencia de esa cita, más que una actualización profesional. Sí, porque escuchar, sobre todo hoy que hacemos todo de prisa, debería corresponder cada vez más a “comprender”. Todos estos años para mí han sido una escuela al respecto… y ¡seguramente no he terminado de aprender! Escuchar no es otra cosa que una expresión del amor del que Cristo nos ha dado ejemplo; hacer el vacío para poder acoger en sí mismos al otro.
(Ugo – Italia)

Saborear
Cuando, después de los últimos exámenes, el médico me anunció que el cáncer había vuelto a aparecer, mi primer pensamiento fue para la familia, para nuestros hijos y nietos. Mi esposo y yo hablamos serenamente y decidimos vivir el período que me queda como el tiempo más bello que podíamos dejarles en herencia, de un amor fiel hasta el final. Así empezaron días que, aunque eran pesados por los dolores, tenían un color y un calor nuevos. No sólo aumentó el amor entre todos, sino que diría que estamos aprendiendo a “saborear” el tiempo. Cada gesto es único porque podría ser el último, y lo mismo cada llamada telefónica, cada palabra pronunciada. Desde la atención al otro, al tono de la voz, que sirven para crear armonía entre nosotros… todo ha asumido un valor. Mi esposo se sorprende de cuánta alegría están llenos nuestros días y a menudo me repite: “Es el único bien que podemos dejar a nuestros hijos”. En los momentos dedicados a la oración sentimos que el cielo se abre, porque se ha convertido solamente en un acto de agradecimiento.
(G.C. – Italia)

a cargo de Stefania Tanesini

(Tomado de Il Vangelo del Giorno (El Evangelio de cada día), Città Nuova, año VI, n.5, septiembre-octubre 2020)

4 Comments

  • Si mi sono ritrovato in tutte le esperienze qui riprodotte e assieme mia moglie abbiamo pregato molto per i nostri prossimi figli e nipoti.

  • Molto forte l’esperienza dei due coniugi. Un grande aiuto per me e mio marito che per età e malattie varie cerchiamo proprio.di sostenerci l’un, l’altra.. La pandemia crea un certo disagio, ma cerchiamo sempre, anche nei momenti più difficili di credere in Dio Amore.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *