«Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos» (Lc 6, 38).


Septiembre 2020

«Había una gran multitud de discípulos suyos y gran muchedumbre del pueblo, de toda Judea, de Jerusalén y de la región costera de Tiro y Sidón, que habían venido para oírlo…» (Lc 6, 17- 18): así introduce el evangelista Lucas el largo discurso de Jesús que proclama las bienaventuranzas, las exigencias del Reino de Dios y las promesas del Padre a sus hijos.

Jesús anuncia libremente su mensaje a hombres y mujeres de distintos pueblos y culturas que han acudido a escucharlo; es un mensaje universal, dirigido a todos y que todos pueden acoger para realizarse como personas, creadas por Dios Amor a su imagen.

«Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos».

Jesús revela la novedad del Evangelio: el Padre ama a cada uno de sus hijos personalmente, con un amor «desbordante», y le da la capacidad de expandir el corazón hacia los hermanos, cada vez con mayor generosidad. Son palabras acuciantes y exigentes: dar de lo nuestro; bienes materiales, pero también acogida, misericordia, perdón; con generosidad, a imitación de Dios.

La imagen de la recompensa abundante vertida en el regazo nos da a entender que la medida del amor de Dios para con nosotros es desmedida, y que sus promesas se realizan por encima de nuestras expectativas, a la vez que nos libera de la ansiedad de nuestros cálculos y plazos y de la desilusión de no recibir de los demás según nuestra medida.

«Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos».

A propósito de esta invitación de Jesús, Chiara Lubich escribió: «¿Nunca te ha pasado, al recibir un regalo de un amigo, que también tú has sentido la necesidad de hacerle otro…? […] Si te sucede así a ti, imagínate a Dios, a Dios, que es Amor. Él recompensa siempre cada regalo que hacemos a nuestro prójimo en su nombre. […] Dios no se comporta así para enriquecerte o para enriquecernos. […] Lo hace porque cuanto más tenemos, más podemos dar; para que –como verdaderos administradores de los bienes de Dios– hagamos circular todas las cosas en la comunidad que nos rodea […]. Ciertamente, Jesús pensaba en primer lugar en la recompensa que tendremos en el Paraíso, pero todo lo que sucede en esta tierra es ya preludio y garantía de ello» [1].

«Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos».

Y ¿qué sucedería si nos comprometiésemos a practicar este amor juntos, con muchos otros hombres y mujeres? Ciertamente daría origen a una revolución social.

Cuenta Jesús,  de España: «Mi mujer  y  yo trabajamos en  consultoría y  formación.  Nos apasionaron los principios de la Economía de Comunión[2] y quisimos aprender a mirar al otro: a los empleados, considerando los sueldos y las alternativas a los despidos necesarios; a los proveedores,  respetando  los  precios,  los  pagos,  las  relaciones  de  larga  duración;  a  la competencia, con cursos conjuntos y ofreciendo nuestra experiencia; a los clientes, aconsejándoles en conciencia aun a costa de nuestro propio interés. La confianza que se generó nos salvó cuando llegó la crisis de 2008. Más tarde, a través de la ONG «Levántate y Anda», conocimos a un profesor de español en Costa de Marfil que quería mejorar las condiciones de vida en su pueblo mediante un paritorio. Estudiamos el proyecto y le dimos la cantidad necesaria. No se lo podía creer. Tuve que explicarle que eran los beneficios de la empresa. Actualmente la maternidad «Fraternidad», construida por musulmanes y cristianos, es símbolo de la convivencia. En los últimos años los beneficios de nuestra empresa se han multiplicado por diez. Con otras empresas de EdC hemos creado el Comercio Internacional de Comunión y, junto con empresarios congoleños, hemos invertido en una nueva compañía que transporta alimentos de Kinshasa a pueblos alejados».

Letizia Magri

[1]  C. LUBICH, Palabra de vida, junio 1978, en EAD., Palabras de vida/1 (1943-1990) (ed. F. Ciardi), Ciudad Nueva, Madrid 2020, pp. 106-108.
[2] https://www.edc-online.org/es/

ArchivoAcción
Parola-di-Vita_2020-09.pdfDescargar 
Parola-di-Vita-bambini_2020-09.pdfDescargar 
Parola-di-Vita-ragazzi_2020-09.pdfDescargar 
Word-of-Life_2020-09.pdfDescargar 
Word-of-Life-children_2020-09.pdfDescargar 
Word-of-life-teens_2020-09.pdfDescargar 
Parabla-de-Vida_2020_09.pdfDescargar 
Parabla-de-Vida-niños_2020-09.pdfDescargar 
Parole-de-Vie_2020_09.pdfDescargar 
Parole-de-Vie_enfants-2020_09.pdfDescargar 
Palavra-de-Vida_2020-09.pdfDescargar 
Palavra-de-Vida-crianças_2020-09.pdfDescargar 
«Dad y se os dará; una medida buena, apretada, remecida, rebosante pondrán en el halda de vuestros vestidos» (Lc 6, 38).

2 Comments

  • I want to share this word of life on the ‘Focolare Belgium’-facebookpage. But I see no button to do this from this page. Some months ago, this was possible, but with the new layout, it’s gone.
    Can you put social plug ins again?

    • Good evening, the possibility is still available to share any article of the site on social networks, even the word of life in French. In the top right, you should see the social sharing symbols

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *