Silvana Veronesi, desde los inicios con Chiara Lubich


Silvana VeronesiSilvana Veronesi, una de las primeras y más estrechas colaboradoras de la fundadora de los Focolares falleció a la edad de 86 años. La comunicación la dio la presidente María Voce a las comunidades del Movimiento presentes en los cinco continentes: «La acompañamos con la certeza de que habrá una gran fiesta en el Cielo».

Se remonta a 1945 su primer encuentro con Chiara Lubich. Tenía sólo 16 años y estaba en búsqueda de algo grande por lo cual vivir. Desde entonces, fascinada por la espiritualidad de la unidad, entró a formar parte del grupo que dio vida, con Chiara, a la experiencia del Movimiento de los Focolares.

En 1949 se trasladó a Florencia para frecuentar la facultad de Medicina. Con sencillez, dio testimonio de esta nueva vida a jóvenes y chicos, haciendo surgir la primera comunidad de los Focolares en Toscana. Después fue a Turín y a Milán.

Silvana-Centro GenF Giu87_023

© CSC Audiovisivi

Desde 1955 estuvo en Roma, junto a Chiara Lubich, con tareas particulares. En noviembre de 1960 hizo su primer viaje a Estados Unidos y Canadá, donde puso las bases para el desarrollo del Movimiento en Norteamérica. De 1961 a 1972 fue la responsable central de las focolarinas, un encargo que tuvo nuevamente de 1990 al 2002. En 1972 se le confiaron las jóvenes del Movimiento y estuvo en primera línea acompañando a las nuevas generaciones por casi dos décadas.

A ellas les recordaba la viva impresión de su primer encuentro con Chiara Lubich: «Entendimos que teníamos sólo una vida. Si hubiésemos tenido 3 ó 4, habríamos podido gastarlas en muchas formas, pero como teníamos una sola había que gastarla bien, por algo grande, que valiera la pena, por algo que permaneciera: Dios. Y nosotros hicimos de Dios el Ideal de nuestra vida». Es la consigna que deja todavía hoy a cuantos quieran recibirla.

Los funerales tendrán lugar en el Centro Mariápolis de Castelgandolfo el domingo 6 de diciembre a las 9,00 de la mañana.

8 Comments

  • Thank you Silvana for the beauty, light and joyful living with God you communicated to me at my first Gen meeting in Rome in 1975. It has lasted and grown in me ever since and now continues in heaven – for eternity. Thank you!

  • Gracias Silvana por tu vida de donación, por tu SÍ a Dios mantenido con fidelidad. Nos quedamos con tu alegría y sonrisa serena.

  • Silvana, con grande libertà e semplicità , sapeva rendere visibile e concreto quell’ideale che Chiara le aveva trasmesso. Sapeva mettere a proprio agio chi la incontrava.
    Grazie Silvana per il tuo amore «senza misura»!

    • Silvana Veronesi é stata un’anima grande, una persona che ha saputo realizzare tutti i doni ricevuti. Aveva una personalità ricca, un cuore caldo, era aperta, moderna, sincera, tutta lei e tutta di Dio. Tanti hanno trovato in lei – in tutti questi anni di donazione alle nuove generazioni, alle focolarine , a tanti – un modello credibile ed imitabile. Marigi Lorenz/Ginevra

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *