Acto de clausura de la fase diocesana de causa de beatificación de Chiara Lubich

 
El domingo 10 de noviembre se ha concluido la fase diocesana de la Causa de canonización y beatificación de Chiara Lubich, fundadora del Movimiento de los Focolares. Eran más de 500 las personas que llenaban la Catedral de Frascati (Roma) donde se ha realizado la última sesión de la investigación diocesana.

Entre los participantes el Card. Tarcisio Bertone, la presidenta de los Focolares María Voce (Emmaus) y el co-presidente Jesús Morán, algunos parientes de Chiara Lubich, dos representantes de la Iglesia ortodoxa, varios alcaldes de la región del Lacio, sacerdotes, laicos, religiosos y muchos amigos que conocieron a Chiara y el Carisma de la unidad de los Focolares.

Delante del altar la mesa con las 75 cajas contenientes la documentación recogida que será entregada a la Congregación para las Causas de los Santos en la Santa Sede, donde proseguirá el estudio y la evaluación de cuanto se ha recogido.
La ceremonia fue presidida por Mons. Raffaello Martinelli, obispo de Frascati que resumió así estos años de recopilación de testimonios y material: “La Santa Sede y el proceso diocesano deben evidenciar la heroicidad de las virtudes, no simplemente la bondad de una persona, sino la heroicidad. Es esto lo que he pedido también desde el inicio en los testimonios. Debemos demostrar la heroicidad de cómo Chiara vivió las virtudes cristianas, es decir, las Teologales (fe esperanza, caridad), las Cardinales (prudencia, justicia, fortaleza, templanza), y toda una serie de virtudes derivadas de estas”.

En su relación, el Delegado Episcopal Mons. Angelo Amati relató que habían sido escuchados 166 testimonios también en varios traslados como a las diócesis de Roma, Albano y Fiesole (Italia), Lausana-Ginebra-Friburgo (Suiza), Augusta-Ottmaring y Bamberg-Núremberg (Alemania), Westminster (Inglaterra), Gante y Bruselas (Bélgica) y dos comisiones rogatorias: en Bangkok (Tailandia) y Liubliana (Eslovenia).

“La investigación se ha realizado sobre la vida, las virtudes, el carisma y la específica espiritualidad de Chiara, –subrayó Amati– juntamente con las temáticas teológicas presentadas como: la Unidad, Jesús Abandonado y Jesús en medio, sobre la fundación de la Obra de María (Movimiento de los Focolares) y los contactos interconfesionales e interreligiosos. Total de páginas recogidas: 35.057 en 102 volúmenes” que contienen material de vario tipo (testimonios, cartas, documentos editados e inéditos, escritos, diarios, etc.).

A continuación la declaración del Promotor de Justicia Sac. Joselito Loteria –que junto a la Notaria la Abg. Patrizia Sabatini y al delegado episcopal forman el tribunal diocesano instituido para la Causa de Chiara Lubich-, después, el obispo Martinelli dio lectura al decreto de clausura de la fase diocesana y nombró al “Portador” el Dr. Daniel Tamborini, que tendrá la tarea de entregar la documentación a la Santa Sede.

Seguidamente los juramentos del Portador, del Obispo Martinelli y de todos los miembros del tribunal diocesano y de la Postulación, Postulador Sac. Silvestre Marques, Vice-Postuladora, Dra. Giuseppina Manici, Vice-Postulador, Dr. Waldery Hilgeman, y la firma del acta de la sesión de clausura.

El momento central fue el cierre y sellado de las tres últimas de las 75 cajas que contienen las 35.000 páginas.
“Nuestro único deseo ahora es ofrecer a la Iglesia, a través de esta amplia documentación, el don que Chiara ha sido para nosotros y para muchísimas personas -afirmó María Voce, presidenta del Movimiento de los Focolares, en su intervención en la Catedral-. Acogiendo el carisma que Dios le daba, coherentemente, día tras día, caminando y tendiendo hacia la plenitud de la vida cristiana y la perfección de la caridad, Chiara se ha prodigado para que muchos pudieran recorrer este camino de vida evangélica, con una determinación siempre renovada para ayudar a cuantos encontraba a poner a Dios en el primer lugar y “hacerse santos juntos”.

Su mirada y su corazón, como se demuestra ahora, estaban movidos por un amor universal, capaz de abrazar a todos los hombres más allá de toda diferencia, siempre orientado a realizar el testamento de Jesús: “Que todos sean uno”.
Es motivo de alegría para todos nosotros saber que ahora la Iglesia estudiará y evaluará la vida y las virtudes de la sierva de Dios, nuestra amadísima Chiara.

Lorenzo Russo
Desde Frascati

Normas(500)